Managers de tribuna, de lejos y a buen cobijo

OMAR PINEDA

En el interior de un cuarto oscuro se fraguan muchas de las ideas de quienes han venido echando peste contra la MUD, y ahora, al ver frustrado el anhelo de revocar a Maduro, se vuelven contra Capriles, Ramos Allup o Chúo Torrealba, y les da por disparar sus tuits y explicar cuál hubiera sido para ellos el plan perfecto para salir de la crisis. Están en su derecho, porque la decisión del CNE sorprendió a todos y no hay nada que enfurezca más que el desencanto. Pero si uno enciende la luz de ese rincón donde habita el desespero descubre que la mayor parte de esos arrechos que piden rodear Miraflores son astutos opositores residentes en el exterior, con lo que les resulta facilito ver la solución con un abrir y cerrar de ojos. No los nombro porque nos los tropezamos a diario en las redes sociales y conocemos al pelo su catálogo de sandeces que atienden a leyes secretas de lo que en mis días de fanático del beisbol llamaban los managers de tribuna. Tú sabes, gente que advertía la lógica de una jugada después de ocurrida.

omar-pinedaNadie pide a estos opositores facilitos que se callen, sino que tomen en cuenta que mientras no están seguros en otro país, hay compatriotas que se lanzan a la política arriesgándose a ir presos, ser agredidos y, si se corre con mala suerte, terminar en la morgue. No digo que la actuación de la MUD sea perfecta; pero no entiendo cómo advertir que detrás de las acciones desesperadas del Gobierno hay un olor de derrota. Para que Maduro y su combo hayan llegado al extremo de pasarse por el forro la Constitución, algo está pasando. Podría ser que no tienen otra opción que no sea el escenario de la violencia donde quieren arrastrar a la oposición. Hay que ser bien pendejo para comparar a Chúo con Maduro, y seguir su vida, tranquilamente, en otro país, bien lejos del infierno en que se ha convertido Venezuela.

Deja un comentario