De cómo ABC desarticuló demandas de Diosdado contra medios venezolanos

Bieito Rubido, director de ABC, al centro, con el periodista Víctor Suárez y el abogado César Moreno, en los tribunales de Madrid.

VÍCTOR SUÁREZ –

Apenas un par de fogonazos que se consumieron como las pavesas, y en un santiamén se ha quedado sin luz. La duración del primero fue de 30 segundos y la del otro apenas cinco. Suficientes para desmontar a distancia la base argumental de las demandas que interpuso en 2015 Diosdado Cabello contra el diario Tal Cual por “daño moral”.

Para los medios españoles, más interesante resultaba posar en enjambre en la calle Prim 12, donde un magistrado de la Audiencia Nacional estaba dirimiendo si Oleguer, el benjamín del excaudillo catalán Jordi Pujol, debía entrar en prisión por blanqueo continuado de capitales, antes que desplazarse 5 kilómetros y medio hacia el norte, en Plaza Castilla, sede del tribunal de primera instancia número 12 de Madrid,  en donde el director del diario ABC y su corresponsal en Washington habían sido citados a declarar como testigos en un juicio en el que debieron ser los acusados desde la primera vuelta de las rotativas, pero que el demandante prefirió, en su lugar, ejercer su gran poder intimidatorio judicial contra los tres medios venezolanos que reprodujeron informaciones originalmente publicadas en el centenario diario español.

VISIONES DE LOS ASTROLABIOS

Rubido-con-ChavezEl entonces presidente de la Asamblea Nacional se tardó tres meses en presentar una demanda penal y ocho para introducir una civil contra los diarios El Nacional y Tal Cual y el portal digital La Patilla por haber reproducido reportajes y entrevistas aparecidos en ABC, según los cuales un excapitán de corbeta de la Armada venezolana lo señalaba de ser cabecilla de un cártel del narcotráfico. La primera demanda, en abril, motivó que el juzgado primero de primera instancia en lo civil de Caracas prohibiera salida del país a 22 directivos de los medios señalados (“accionistas, directores, consejo editorial y dueños”), muchos de los cuales se encuentran hoy en el exilio o bajo régimen de presentación ante tribunal. La segunda demanda, en agosto, tendría consecuencias pecuniarias. Cabello ha tasado su honra en tres mil millones de bolívares, cifra insólita que deberán pagar a partes iguales los demandados en caso de resultar culpables del supuesto delito de difamación e injuria. “Jamás en la historia jurídica venezolana se ha sancionado por ese monto. Eso no existe en los anales. Creo que es una cifra récord mundial”, declaró en su día Juan Garantón, abogado del diario El Nacional.

La primera noticia sobre el Cártel de los Soles fue publicada en ABC el 27 de enero de 2015, suscrita por el corresponsal en Washington Emili J. Blasco. Decenas de medios y agencias de noticias internacionales reprodujeron la información en todo el mundo. En ABC no ocupó primera página sino gran despliegue en la sección de Internacionales bajo el título “El jefe de seguridad del número 2 chavista deserta a EE.UU. y lo acusa de narcotráfico“. El tema tomó nuevo aire cuando The Wall Street Journal ratifica y abunda en la primicia del diario español. En la portada del 20 de mayo aparecieron abrazados y sonrientes el presidente Nicolás Maduro y el diputado Cabello con el título “El chavismo utiliza a España como centro de distribución de droga en Europa”.  Bieito Rubido, el director, dijo en su columna Astrolabio: “Cuatro meses después de que Emili J. Blasco desvelara en ABC el vínculo de la cúpula chavista con el narcotráfico y su personificación en la alargada figura de Diosdado Cabello, número dos del régimen bolivariano, se ha hecho pública la confirmación de la noticia por parte de las autoridades norteamericanas a través del diario Wall Street Journal.”

El 28 de mayo, ABC transcribe parte de las declaraciones de Leamsy Salazar, exguardaespaldas de Diosdado Cabello, bajo el título “En defensa de El Nacional, Tal Cual y La Patilla“.

CARTA ROGATORIA

Emili J. Blasco, corresponsal de ABC en Washington, con el abogado de Tal Cual César Moreno.
Emili J. Blasco, corresponsal de ABC en Washington, con el abogado de Tal Cual César Moreno.

Los abogados de Tal Cual comienzan a tejer con nuevo hilo su estrategia de defensa. Su director Teodoro Petkoff, a sus entonces 84 años, observa desde su apartamento de Bello Monte. El abogado del ahora semanario y también portal digital Humberto Mendoza D´Paola viaja a Madrid en febrero del año pasado. Entabla relación con el joven letrado venezolano César Moreno y le otorga representación legal en España. Conversa con Bieito Rubido y con el equipo jurídico de ABC.

Entretanto, Diosdado Cabello varias veces amenaza con demandar a ABC, pero nunca lo hace. Rubido le gira una oferta: “Hágalo, le pagamos el pasaje y la estadía”. Más bien se enreda en una demanda contra The Wall Street Journal que poco avanza debido a que su planteamiento jurídico hasta ahora ha sido rechazados tres veces por los tribunales estadounidenses debido a persistentes errores en forma y fondo.

Se plantea entonces una rogatoria para que ABC, origen de la información que ha reproducido Tal Cual, participe en el juicio. Sorpresivamente en Caracas el tribunal acepta la apuesta. Se inicia el proceso entre las instancias de ambos países. Se llama “Auxilio Judicial Internacional”. Tal Cual quiere que se le certifique si ha tergiversado, manipulado, sesgado, o, por el contrario, reproducido fielmente y con la acreditación suficiente las informaciones procedentes de ABC, en apego a la doctrina de “Reporte Fiel”. Y además solicita al tribunal español que, una vez evacuados los testimonios, remita las resultas con dos copias certificadas de los interrogatorios, las respuestas y los anexos.

En octubre de 2016 el juzgado de primera instancia número 12 de Madrid acepta la solicitud venezolana de que se practique una prueba de declaración de testigos y establece para su realización el día jueves 12 de enero de 2017, a la una de la tarde. En noviembre el ministerio español de Asuntos Exteriores y Cooperación le notifica de la providencia a la embajada de Venezuela en España. Con sello de MUY URGENTE el Encargado de Negocios remite la comunicación por valija diplomática a la canciller venezolana Delcy Eloína Rodríguez Gómez. El 23 de noviembre, el ministerio de Relaciones Interiores y Justicia notifica la situación al juzgado de primera instancia en lo civil que lleva el caso en Caracas. Ya están enterados todos de la “Carta Rogatoria relacionada con la causa del ciudadano Diosdado Cabello Rondón contra la Editorial La Mosca Analfabeta”, editora de Tal Cual.

A LA ESPERA DE LA AUDIENCIA

El origen de la discordia
El origen de la discordia

Y llega el día señalado, el 12 de enero de 2017, día de San Benito. El letrado César Moreno casi amanece en el tribunal. Va de toga, conversa con los asistentes de la jueza. Voy como público, me retienen la cámara fotográfica en el vestíbulo. Rubido llega con su equipo jurídico. Blasco se incorpora casi al borde de la hora pautada: “Vengo de Casa de América, del foro sobre la rueda de prensa de Donald Trump; el director de El País, uno de los ponentes, no asistió, y me tocó hablar”, dice. Hay demora de unos 15 minutos. Conversa habitual sobre los mapas de la vida en los ratos muertos.

Rubido cuenta de su entrevista con Chávez en 2005 en el Palacio de Miraflores. Lo sintió seductor en la distancia corta. Durante tres horas Chávez habló con el director de ABC. “Tomaba mucho café. Se lo servía un sargento bastante corpulento. A este suboficial se le encomendó su custodia en el intento de golpe de abril de 2002. Pudo haberle matado, pero se convirtió después en su principal protector. ¿No le teme?, le pregunté. ´Si no lo hizo entonces, no lo hará jamás´, me contestó. Y luego: ´¿Te puedo llamar Benito? ¡Es que Bieito no se me da…!´”

César Moreno, hijo del exsecretario general de Copei Julio César Moreno, cuenta que Chávez estuvo alojado cinco días en la embajada cuando en los tiempos de Rafael Caldera II su padre era embajador en Chile y que por ello recibió una reprimenda de la cancillería.

Emili J. Blasco dice que se sintió confundido cuando el tribunal le citó, pues creía que era a solicitud de Diosdado Cabello.

Interviene Benito nuevamente: “Miguel Henrique Otero, editor de El Nacional, sostiene que la estrategia de Cabello es darle largas a este juicio, pues con ello los mantiene fuera del país (a él, al director de La Patilla Alberto Federico Ravell y a otros directivos exiliados).

ESA NOTICIA ES MIA…, TAL CUAL

Portada-sangrientaLlaman a la audiencia. La jueza explica el motivo. Todos lo saben. Lee, pide recaudos y fotocopias, revisa otros papeles, pide identificaciones y coteja, advierte al letrado que no podrá intervenir. El cuestionario que lleva Moreno consta de 20 preguntas, que no podrá hacer. La juez preguntará. Va a comenzar la grabación. Solicita a Blasco que salga de la sala un momento. Rubido se mantiene atento a la voz imperiosa de su señoría.

Jueza a Rubido: Confirme lo publicado por su diario, especialmente en la edición que se menciona, hable de la profesionalidad del trabajo de investigación realizado por el periódico que usted dirige y los reportajes y entrevistas realizadas por el periodista Emili J. Blasco y de las reiteradas respuestas que le ha dado el ciudadano Diosdado Cabello sobre amenazas con demandas por difamación.

Rubido a jueza: ¿Qué quieren saber en Venezuela?

Jueza repite y Rubido responde en 30 segundos:

“Nuestra profesionalidad está fuera de toda duda. Nuestro compañero Emili Blasco es nuestro corresponsal en Washington y sus fuentes son absolutamente fiables. Nosotros trabajamos con un beneficio de confianza hacia los periodistas nuestros, tanto si se encuentran en Washington como en Madrid. Su profesionalidad y su trayectoria avalan que sus reportajes son neutrales y veraces. Sobre las amenazas de demandas del señor Cabello… en una oportunidad en una entrevista que me hizo una televisión colombiana me dijeron que el señor Cabello iba a presentar una querella y respondí que si la quería presentar que la presentara, que la esperaríamos…

Jueza a Rubido: ¿Confirma usted que lo publicado por Tal Cual son reproducciones de sus publicaciones?

-Si, si, nosotros hemos publicado eso.

-Bien, muchas gracias, puede irse o quedarse.

Entra Blasco a la sala. Se repite la introducción.

Jueza a Blasco: Le pedimos que declare sobre su entrevista con el capitán de corbeta venezolano Leamsy Salazar presuntamente realizada el 6 de enero de 2015 publicada  parcialmente en ABC y que fueron transcritas también en su libro Bumerán Chávez.

Blasco tarda 5 segundos en responder:

-Efectivamente mantuve esa entrevista.

-¿La publicación en ABC responde fielmente a la entrevista?

-Totalmente.

Cerrada la audiencia. Jueza y letrado se ponen de acuerdo sobre procedimientos posteriores. En 15 días las resultas saldrán por valija diplomática hacia el juzgado exhortante en Venezuela.

En el largo pasillo del piso dos del juzgado ubicado en calle Capitán Haya 66, Suárez pregunta a Moreno: ¿Cómo le parece la bolada?

-La importancia jurídica de estos dos testimonios se basa en que queda totalmente desvirtuada, en nuestra opinión, la posibilidad de que exista difamación e injuria por parte del diario Tal Cual hacia la figura de Diosdado Cabello. El director de ABC, al ratificar la profesionalidad y la forma de trabajo de sus periodistas, y el mismo periodista ratificar que sí hizo directamente la entrevista con la persona que acusa a Diosdado Cabello de tener relación con el tema del narcotráfico, nos da el elemento básico fundamental para desvirtuar de que haya sido un engaño por parte de Tal Cual y que esa mentira haya sido publicada con el propósito de difamar. Ya no puede caber duda de que Tal Cual lo que ha hecho es reproducir una noticia. Al admitir en audiencia el director de ABC la paternidad de esa noticia, nos permite ya decir en juzgado que no puede plantearse la idea de difamación. Con estas dos testificales queda muy claro que se debe desvirtuar el supuesto de hecho que genera la infracción legal que está pretendiendo Diosdado Cabello en contra de Tal Cual.

Deja un comentario