Apoyo del Senado de España al pueblo de Venezuela – Podemos se abstiene

La votación en el Senado español ha sido abrumadora: 87.2% a favor de la declaración sobre Venezuela, 0.8% en contra, 10.8% de abstenciones y 1.2% que simplemente no se decidieron por ninguna de las tres opciones posibles. Es decir, 218 SI, 2 NO, 27 abstenciones y 3 que no quisieron tocar el botón del voto electrónico.

Durante una hora y 45 minutos, los 250 parlamentarios presentes en el hemiciclo de la calle Bailén, en Madrid, debatieron hoy miércoles 26 de abril una moción presentada por el Partido Popular que “insta” al gobierno de Mariano Rajoy a exigir al gobierno de Nicolás Maduro la liberación de todos los presos políticos y a demandar la restitución de las competencias que la Constitución atribuye a la Asamblea Nacional, entre otros puntos relacionados con la crisis que actualmente vive ese país.

En el palco de invitados se encontraba una nutrida representación de venezolanos residentes en España, entre ellos Rosaura Valentini, esposa de Jon Goicoechea, secuestrado por el gobierno de Venezuela desde hace casi 9 meses; Antonieta Ledezma, hija de Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas recluido en su residencia despojado del mandato que le confirió el pueblo; y Leopoldo López Gil, padre del líder de Voluntad Popular Leopoldo López, secuestrado político en la cárcel militar de Ramo Verde desde hace más de tres años.

Esa moción de apenas tres puntos, que entró a trámite el lunes 17 de abril por intermedio del senador Dionisio García Carnero, estaba distinguida con el número de expediente 662/000053. Mientras en Venezuela la crisis de gobernabilidad se agravaba y recrudecía la represión militar, policial y mercenaria a la vez que las protestas se extendían por todo el territorio nacional, algunos senadores españoles se dedicaron a enmendarla por todos los costados. Según las cuentas del vicepresidente del Senado Alonso Sanz, que dirigía la sesión, a esta moción le quisieron recostar 373 enmiendas. Dos fueron acogidas e incorporadas a la declaración final, otras fueron rechazadas por ser consideradas enmiendas sustitutivas y 368 fueron tiradas al cesto por haber sido presentadas con el “único ánimo de joder”.

El senador del PSOE Francisco Lucas Parrón estableció los límites del debate: “lo que se decide hoy es apoyar los derechos humanos o ir en su contra”.

García Carnero: “todo el Senado, excepto los senadores que se han abstenido, reclama a Maduro que pare de una vez por todas (la violencia), devuelva Venezuela a los venezolanos y libere de inmediato a los presos políticos”.

Al culminar la votación la cámara rindió un prolongado aplauso a la delegación venezolana que se encontraba en el palco.

LA MOCIÓN Y SUS ADITIVOS

El texto original establecía lo siguiente:

1.- Exigir al gobierno de Venezuela la inmediata liberación de todos los presos políticos y la anulación de las inhabilitaciones que pesan sobre dirigentes políticos…, de manera que se pueda facilitar un verdadero diálogo inclusivo y efectivo que permita en un contexto de concordia, la reconciliación entre venezolanos y la mejora de su nivel de vida.

2.- Demandar del gobierno de Venezuela la restitución de todas las competencias que la Constitución atribuye a la Asamblea Nacional y que le han sido detraídas y el respeto a los calendarios electorales previstos en la Constitución de Venezuela y en las leyes.

3.- Solicitar al gobierno de Venezuela la autorización para que organismos internacionales humanitarios del sistema de Naciones Unidas y regionales, especializados en crisis humanitarias, puedan visitar el país para colaborar con las autoridades a fin de determinar el alcance de la crisis humanitaria y establecer los medios precisos para revertir la carencia de medicamentos y elementos esenciales.

A solicitud del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y del Partido Nacionalista Vasco (PNV), a esos tres puntos le fueron agregados otros dos:

4.- Manifestar el convencimiento de que una situación tan extraordinaria y compleja como la que se vive en Venezuela debe solventarse sobre una base fundamental como es el diálogo de los diferentes actores políticos y desde las distintas instituciones de la República que posibiliten la resolución de los conflictos garantizando la paz social y la estabilidad política e institucional necesarias. (Adición del PSOE)

5.- Hacer las gestiones pertinentes ante el Consejo (de Europa) para conseguir una posición común de la Unión Europea sobre Venezuela, diseñando y planificando acciones concertadas, dirigidas a garantizar el respeto a los derechos humanos de los ciudadanos venezolanos, restaurar la democracia pluralista real y hacer frente a la grave crisis humanitaria que está sufriendo ese país. (Adición del PNV).

ENMIENDAS SIN COMPROMISO

Apoyo del Senado de España al pueblo de Venezuela - Podemos se abstieneCiudadanos y el Partido Demócrata de Cataluña presentaron también sus aportes, pero sus literalidades estaban contenidas en los grandes 5 puntos. Esquerra Republicana propuso una enmienda de sustitución que fue declarada fuera de lugar. El PSOE propuso una adición notable, en la que prácticamente retira el respaldo al expresidente de gobierno José Luís Rodríguez Zapatero como integrante del exclusivo grupo de mediadores (Unasur y tres expresidentes) que propicia el gobierno de Maduro y, al no incluir sus nombres y apellidos, como anteriormente lo hacía, su recomendación puntual se circunscribió “a respaldar y colaborar con las iniciativas de diálogo puestas en marcha por distintas organizaciones internacionales”.

Lo que deja atrás el PSOE lo recoge Podemos. El partido morado propuso una enmienda de sustitución. Comenzaba así: “El Senado manifiesta su apoyo a los intentos de mediación ante la difícil situación social y política que vive Venezuela, como los promovidos por Unasur, con la participación de los tres expresidentes, incluido el expresidente Rodríguez Zapatero, y el Vaticano…”

Pero en el Senado también moran obstruccionistas de oficio. Carles Mulet García y Jordi Navarrete Pla, de la agrupación valenciana Coalició Compromis, introdujeron la “vergonzosa tontería”, como dijo un parlamentario, de 366 enmiendas. Dos mencionaban a Marruecos sobre el Sáhara Occidental, una sobre Israel y la ocupación de territorios palestinos; y 77 enmiendas de tres líneas en las que sólo se distinguían en el nombre del país (“Exigir al gobierno de XXXXXX a legalizar la homosexualidad, que actualmente está penada con penas de cárcel o de muerte, y garantizar el derecho de todas las personas sea cual sea su opción sexual”).

Apenas tomó la palabra Mulet García, se armó la periquera. Por lo procaz se parecía mucho al diputado chavista Pedro Carreño pero español. Insultaba, el resto de la cámara protestaba, el director del debate le llamaba a la moderación del lenguaje, Mulet continuaba con sus andanadas.

Mulet García: “Protegen todos los regímenes dictatoriales. ¡Amigos de los dictadores son ustedes! (Fuertes protestas).

Vicepresidente Alonso Sanz: Señorías, guarden silencio. Le quedan diez segundos. Termine.

Mulet García:¡Qué bonitas eran las fotos de cuando Aznar se reunía con Hugo Chávez y elogiaba el régimen de Venezuela! (Fuertes protestas. Varios senadores del Grupo Popular gritan: ¡Fuera, fuera!) ¡Qué bonitos tiempos aquellos!

Vicepresidente Alonso Sanz: Termine, señoría.

Mulet García: ¡Cómo ha cambiado el cuento! (Protestas).

Vicepresidente Alonso Sanz: Gracias, señoría, ha terminado su tiempo. Pasamos al Grupo Socialista.

(Antes de abandonar la tribuna, Mulet García hace gestos dirigidos a los senadores del Grupo Popular, quienes responden: ¡Fuera! ¡Payaso!).

Vicepresidente Alonso Sanz: Señor Mulet, cuide usted los modales. (Aplausos. Fuertes protestas). Cuide usted los modales, señor Mulet. (Protestas.Aplausos). Señorías, pido, por favor, un respeto para nosotros y para los que nos visitan. Un respeto, por favor.

A la barra de visitantes venezolanos se les veía bastante animados. A ese tipo de trifulcas están bastante acostumbrados, solo que a ningún parlamentario se le ocurrió caerle a coñazos al senador de Compromis, como si los oficialistas hicieron en el hemiciclo caraqueño a María Corina Machado y a Julio Borges.

LA VOTACIÓN

Apoyo del Senado de España al pueblo de Venezuela - Podemos se abstieneLa inmensa mayoría de senadores que aprobó la moción estuvo compuesta por 143 del Partido Popular; 57 del PSOE; 6 del PNV; 4 de CDC; 3 de Ciudadanos; 2 del Partido Aragonés; 1 de Agrupación Herrereña Independiente (Canarias); 1 de Agrupación Socialista Gomera (Canarias); 1 de Coalición Canaria; 1 de Foro de Ciudadanos; y 1 de Unión del Pueblo Navarro;

Los partidos que se abstuvieron: Podemos 14; Esquerra Republicana de Cataluña 8; En Comú Podem 2; Catalunya si que es pot 1; Bildu 1; Nueva Canarias 1;

Los votantes NO: Izquierda Unida 2 – Los senadores Ignacio Bernal Lumbreras (Navarra) y María Angustia Gómez (Pontevedra).

No votaron: Coalició Compromis 2; PSOE 1

Deja un comentario