Una venezolana repite en La Moncloa en un cargo complicado

Una venezolana con un cargo complicado. Carmen Martínez Castro (Caracas, 1961) se desempeñó como Secretaria de Estado para la Comunicación desde el mismo momento en que Mariano Rajoy se juramentó como presidente de gobierno en 2011, pero en los primeros escarceos para la composición del equipo ejecutivo de la segunda investidura ha encontrado piedras en el camino a Moncloa. Piedras burocráticas.

En un primer momento, el Boletín Oficial del Estado anunció la eliminación de la Secretaría de Comunicación y su reubicación en dependencia funcional del ministro portavoz del gobierno. Según ello, Carmen Martínez no repetiría en el cargo. Pero luego, cuando se constituyó el Consejo de Ministros y fue designado Íñigo Méndez de Vigo como ministro portavoz, reapareció en la sala de prensa de Moncloa investida como responsable de comunicación del gobierno. Es decir, “la Secretaría de Estado de Comunicación depende orgánicamente de la Presidencia del Gobierno y funcionalmente del Ministro que asuma las funciones de Portavoz del Gobierno, a los efectos del ejercicio de las mismas”. O sea: su nómina aparecerá en los listados del ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Su permanencia al frente de esta Secretaría durante toda una legislatura, en un período en que la figura del jefe de gobierno fue azotada por recurrentes temas de corrupción en las filas del partido gobernante y con problemas económicos aún no totalmente resueltos, es una muestra de la máxima confianza que Mariano Rajoy deposita en Carmen Martínez. Y por ello ha decidido mantenerla a su lado.

Los cronistas de Moncloa aceptan la siguiente caracterización de su labor profesional: “Ha aguantado estoicamente una de las legislaturas más complicadas, especialmente la primera parte, donde la estrategia de comunicación pasó por esconder al Presidente del Gobierno y evitar su desgaste frente a los recortes y los escándalos de corrupción”.

[useful_banner_manager banners=4 count=1]

Deja un comentario