La catarsis del tomatazo*

La catarsis del tomatazo, por JOSÉ ANTONIO GARCÍA
JOSÉ ANTONIO GARCÍA –

1.
Según los anales, la primera manifestación en la que se arroja comida ocurrió en el año 63 antes de Cristo, cuando Vespaciano recibió una avalancha de nabos por parte de los pobladores de Hadrumetum (hoy Susa, en Túnez).

Durante la época del teatro isabelino era frecuente arrojar tomates podridos al finalizar una representación que no gustase.

El diario New York Times en 1883 reseñó que el actor John Ritchie fue “abucheado” con una lluvia de tomates.

Arnold Schwarzenegger, Viktor Yanukovych y Margaret Thatcher, entre otros líderes, han “llevado” huevo como señal de protesta.

¿Por qué lanzar comida y no piedras, por ejemplo? Por disponibilidad y costo. Y porque se pretendía humillar, no herir.

2.
La catarsis del tomatazo, por JOSÉ ANTONIO GARCÍAQue el pueblo venezolano arroje comida (que es un bien “hiper” preciado) a su (supuesto) líder habla mucho de la situación: Se acabó. La frustración y la rabia pudieron más que el miedo. Un desahogo y una manera menos violenta de expresión. Un huevo en la imagen pública hiere y causa más daño que una pedrada en un ojo. Se perdió el respeto.

3.
La adulación es tan antigua como la protesta con comida. Que un personero del (des)gobierno intente justificar los hechos de San Félix es patético, ruin, descarado. Es el colmo del “jalamecatismo”. Se perdió la majestad.

4.

Los ataques a los templos religiosos son viles, bárbaros. Esto sólo me hace pensar una cosa, esto está listo. Se acabó, vamonó. No pienso en elecciones ni en salidas, eso está por descontado. Está tan agotado, tan liquidado, tan finiquitado que es cuestión de ultimar detalles. Lo que realmente me preocupa y me quita el sueño es lo que vendrá a continuación. La transición, el reencuentro, la reconciliación. Unir esas dos Venezuelas. Ese proceso tan a largo plazo. Que conllevará dolor e incertidumbre pero que traerá finalmente paz. Y abundancia. Y comida, que espero no tenga que ser lanzada como señal de protesta de nuevo.

(*) El título del artículo se refiere a la obra “La Katarsis del tomatazo”, que lleva 21 años en la cartelera teatral madrileña. En ella, a los espectadores les dan tomates cuando entran a la sala para que al final puedan expresar su opinión. Si les gustó pues bien, si no, a hacer salsa en el escenario.

1 Comentario

Deja un comentario