Colapsa El Tiempo, los periodistas migran

El Tiempo colapsa
EVARISTO MARIN –

Forzado por el descalabro económico y las restricciones que vive la prensa venezolana en el régimen de Maduro, el diario El Tiempo de Puerto La Cruz ha sido limitado a circular como semanario a partir del viernes 4 de mayo. Esto ocurre cuando está próximo a cumplir 60 años de estelar presencia en el periodismo oriental venezolano y tras haber llegado a circular con el tiraje más alto que se conozca en la región y con tres ediciones simultáneas, con redacción propia, en Puerto La Cruz, Cumaná (estado Sucre) y El Tigre, en el sur del Estado Anzoátegui.

Por primera vez, desde 1958, Puerto La Cruz no cuenta con un medio informativo diario.

El Tiempo se convirtió en suceso tras haber sido adquirido en 1977 por Jesús Márquez, un veterano periodista que había sido subdirector del diario La República en los comienzos del gobierno de Rómulo Betancourt. Márquez falleció después de haber ejercido por pocos años la dirección de El Tiempo. Su esposa, Gioconda de Márquez, asumió a partir de entonces (1985) las riendas del periódico y bajo su administración lo convirtió en el primer diario de la región oriental venezolana.

El Tiempo colapsa
Gioconda y Jesús Márquez, modernizadores del diario El Tiempo.

En estos momentos, el diario se convierte en semanario, para tratar de superar la falta de papel y de insumos, en medio de un fuerte descalabro en la inversión publicitaria, no solo en esta región sino en todo el país.

En resumen, el diario portocruzano, fundado por Jesús Alvarado el 29 de agosto de 1958 en una rústica imprenta de la calle Boyacá y transformado por sus actuales editores en el primer diario regional, con una modernísima rotativa vertical y una edificación de bellísima y confortable arquitectura, vive la suerte de otros 41 periódicos venezolanos obligados a cerrar y a migrar a la Web, con ediciones digitales, para tratar de sobrevivir, con personal reducido y pautas publicitarias de muy bajo rendimiento, debido a la situación de precariedad que padece el sector industrial privado a causa de las expropiaciones y dificultades para reponer equipos y adquirir insumos de importación.

“La mordaza y el monopolio que ejerce el Estado, con el control de cambio y el suministro de papel de imprenta, está dejando al país sin periódicos”, revela una reciente declaración del Colegio Nacional de Periodistas, en la cual se protesta por las restricciones, amenazas, demandas judiciales y persecuciones desatadas desde el comienzo del régimen chavista y agravadas a su máxima expresión, desde el ascenso de Nicolás Maduro a la presidencia de la República, en 2013.

Para el momento, El Tiempo era el único de los diarios que circulaba en los estados Anzoátegui y Sucre. Región, de Cumaná, dejó de circular en abril. En menos de un año, en Barcelona y Puerto La Cruz, dejaron de circular El Norte, Nueva Prensa, La Prensa de Anzoátegui y el diario Metropolitano. En estos momentos, en dos de los estados orientales (Anzoátegui y Sucre) no hay diarios en circulación.

Los dos periódicos de Anaco desaparecieron y en El Tigre, el legendario diario regional Antorcha, fundado por Edmundo Barrios, en 1954, cesó de circular por razones económicas, desde hace más de cinco años.

MIGRACIÓN MASIVA
De los periodistas y fotógrafos cesanteados, por despido o por voluntad propia, durante los últimos tres años en el diario El Tiempo de Puerto La Cruz, ahora convertido en semanario impreso y con ediciones digitales en Internet a partir de este viernes 4 de mayo, aproximadamente 50 han optado por emigrar, dice Lizardo Aguilar, quien luego de una experiencia laboral de más de quince años, se va a fines de este mes a la Argentina.

“Voy a trabajar en Buenos Aires, como ayudante de cocina”, es lo que enfatiza, jovialmente, seguro que en cualquier parte del mundo se puede vivir en estos momentos mejor que en Venezuela. Antes de su ingreso a la redacción de El Tiempo, donde ha demostrado mucha versatilidad en el desempeño profesional, en todas las fuentes de la noticia, incluso en la más exigente y riesgosa como es la de sucesos, Lizardo alcanzó mucha notoriedad regional como reportero de TV (en el Canal TVO, de Puerto La Cruz).

EN LA GRAN EPOCA LLEGAMOS A SER 120

Lizardo Aguilar, aun muy joven, casado y con varios hijos, cuenta que en su mejor época laboral, hasta los comienzos del régimen de Maduro, El Tiempo fue la principal fuente de trabajo periodístico en la región y tuvo un fuerte puntaje en este aspecto en todo el país. Su tiraje lo mantuvo como líder en todo el oriente de Venezuela durante más de tres décadas y llegó a circular con tres ediciones simultáneas, dos en Anzoátegui (Puerto La Cruz y El Tigre) y una en Cumaná (estado Sucre).

“El descalabro ha sido muy grande. Ahora solo quedan unos veinte periodistas y reporteros gráficos. Su tiraje se redujo mucho, fundamentalmente por falta de papel”, enfatizó Lizardo. El consorcio oficial Alfredo Maneiro, único distribuidor de papel periódico en Venezuela, restringe el suministro a todos los diarios no afines al gobierno y la posibilidad de importar a precios de dólar paralelo disparó los costos a extremos imposibles de manejar como una alternativa. Lizardo dice que muchos periodistas de El Tiempo y de otros medios han emigrado forzados por la falta de trabajo, el acoso y la represión oficial y ninguno de ellos ejerce su profesión en el exterior. “Tal como yo voy a trabajar, a partir de junio, de ayudante de cocina en un restaurant en Buenos Aires, todos están en los oficios más diversos, para ganarse la vida”, observa.

EL PRODUCTO PERDURA
El Tiempo colapsa
Última edición en papel del diario El Tiempo.

El viernes 27 de abril salió el último número impreso, la edición 21.382. Su editorial anuncia su próximo futuro como semanario en papel y su empuje en Internet:

“El 4 de mayo nos estrenaremos con una publicación que se mantendrá en venta por más días, con la fortaleza de nuestros puntos tradicionales de exhibición y de otros nuevos. Apoyados en una apuesta editorial en la que la investigación, la profundidad, la actualidad enmarcada dentro de una realidad que pide más análisis y soluciones, seguiremos vigentes y tendremos el honor de perdurar en este hermoso oficio que por décadas hemos tenido la suerte de ejercer.

“Seguiremos con más fuerza en la comunicación diaria y en tiempo real, con un equipo periodístico reforzado para nuestra web y nuestras redes sociales, respaldadas por miles de seguidores (más de 440 mil en Twitter y más de 160 mil en Instagram, cifras que nos colocan en la cúspide de esta parte de la nación). De esta manera estaremos montados en lo actual con mayor energía, y a la vez sumaremos las ventajas que dará el semanario.”

Evaristo Marín, periodista venezolano. Escribe desde Puerto La Cruz (Venezuela).

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.