De comandante Fidel a dictador Castro

OMAR PINEDA –
Reverenciado por muchos y odiado por otros, Fidel Castro se despide de un nuevo mundo y no llegó a ser noticia. Último protagonista del Siglo XX, durante el cual surgió como un mito, al cual cuatro generaciones en el mundo acompañaron en sus ideas y sus acciones, mientras otros lo combatieron al punto de condenarlo como un mal que torció el rumbo de los países latinoamericanos, Fidel Castro se despide en la postrimería del Black Friday. No hubo otra oferta para él.

Oculto a los ojos de los cubanos desde 2008, el régimen comunista que él y su hermano Raúl lograron cimentar, ya había regulado a cuentagotas sus apariciones en fotografías oficiales, acompañado la mayoría de las veces de algún presidente extranjero.

Es verdad que Fidel Castro se había apartado del poder desde julio del 2006, cuando una crisis de salud lo obligó a ceder el mando a su hermano Raúl, pero querámoslo o no, el Comandante o El Caballo fue una de las figuras más influyentes de la Guerra Fría y desafió a una decena de presidentes de Estados Unidos luego de instaurar un Gobierno comunista en la isla, a 150 kilómetros de Florida. .

El padre histórico de la Revolución cubana falleció en la noche del viernes, 25 de noviembre, a las 10.29 de la noche y sus restos serán cremados “atendiendo su voluntad expresa”, explicó Raúl Castro, visiblemente emocionado.

Yo, que de muchacho bebí de la fuente de sus largos discursos, sus proezas y adorné la puerta de mi habitación con el afiche de la mítica figura, blandiendo el tabaco en la boca y la frase “La historia me absolverá”, hoy siento que se va un protagonista importante, una parte fundamental de mi juventud, cuyas acciones resultaron ser un castigo para su maltratada isla. Años tras años, Fidel fue quitándose las capas del líder revolucionario que admirábamos de jóvenes y su nombre fue suplantado por el del dictador que le negó la libertad a su pueblo.

Sería mezquino, sin embargo, negar el lugar que Fidel Castro ocupa en la historia. Ante su fallecimiento, no caben ahora los insultos. Se abre una gran interrogante ¿qué será de Cuba sin Fidel?

[useful_banner_manager banners=4 count=1]

Deja un comentario