Crisis humanitaria en Venezuela es más alarmante que un posible default

In esta imagen del 23 de agosto de 2017, gente esperando ante un supermercado a que lleguen productos subvencionados a Caracas, Venezuela. people wait outside a supermarket for subsidized products to arrive in Caracas, Venezuela. Incluso antes de que se anunciaran las sanciones, la mayoría de los venezolanos tenía más problemas que nunca. (AP Foto/Ariana Cubillos)
Millones de personas se han ido al exterior durante el régimen chavista. Cifras que alarman al FMI, que advierte cómo la “diáspora venezolana” podría tener un impacto negativo mayor para sus vecinos que el eventual default del país gobernado por Nicolás Maduro

 

El FMI en su último informe de perspectivas económicas en las Américas considera que la crisis humanitaria que ha provocado “marcado aumento” de la diáspora venezolana podría tener un impacto negativo mayor para sus vecinos que una cesación de pagos

Tomás Páez: Venezuela ha pasado de ser un país de inmigración a ser uno de emigración.

Son millones de venezolanos que por distintas razones han decidido emigrar a lo largo de los últimos 18 años, proceso se ha acelerado en los últimos 3 años. “Venezuela ha pasado de ser un país de inmigración a ser uno de emigración”, explicó Tomás Páez, sociólogo de la Universidad Central de Venezuela. Este sociólogo, para su libro llamado “La voz de la diáspora venezolana”, entrevistó a más de 900 migrantes de 41 países. Es decir, los compatriotas que están esparcidos por el mundo.

Anos atrás el inmigrante venezolano era generalmente el más joven y preparado profesionalmente, en búsqueda de mejores oportunidades de empleo, lo que se ha denominado “fuga de cerebro”, pero la crisis socioeconómica de los últimos años ha llevado a personas más humildes a emigrar con muy pocos recursos y hasta con la familia completa.

La hiperinflación diaria mantiene a las familias en vilo.

Según lo publicado en Sumarium, para los economistas y autoridades del FMI, los efectos de un posible incumplimiento del pago de la deuda soberana por parte de Venezuela estarían contenidos porque las carteras de los inversionistas ya han incorporado este riesgo, “en cambio, el principal riesgo para la región está relacionado con la crisis humanitaria y la consiguiente migración de ciudadanos venezolanos a países vecino”, en particular a Colombia y Brasil, apuntó el informe.

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, subrayó “las presiones sobre las finanzas públicas que esto supone en términos de demanda de ciertos servicios” en los países limítrofes. La agencia de noticias AFP consultó con varios especialistas que coinciden con esta perspectiva del FMI. “Una cesación de pagos puede perjudicar a acreedores privados, pero la economía mundial no colapsará por culpa de Venezuela”, dijo a la AFP un especialista del mercado de bonos bajo condición de anonimato. “Por otro lado, existe un problema real de refugiados y fuga de población, que probablemente sea más importante”, agregó.

“El tema hoy es más humanitario que económico”, coincidió Ludovic Subran, economista jefe de la aseguradora Euler Hermes. “Para Colombia, por ejemplo, es una gran carga”, agregó.

El FMI reconoció que esta realidad es “un desafío” para el gobierno de Juan Manuel Santos. “Eso es algo con lo que el gobierno tiene que lidiar y está causando muchos problemas”, señaló Robert Rennhack tambien del FMI. Colombia, que estima en unos 300.000 los venezolanos asentados en el país en los últimos meses, ha hecho ajustes presupuestales para atender esta realidad, otorgando atención en salud y acceso a educación.

En Colombia estiman que la solución de la crisis venezolana tiene que ser rápido, con medidas económicas que permitan reversar esa tendencia de deterioro tan fuerte.

IMPLOSIÓN

“Colombia tiene una actitud solidaria, como Venezuela la tuvo en el pasado, pero obviamente si esto escala puede generar grandes dificultades económicas”, dijo a la AFP el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

“La solución al problema de Venezuela, tiene que ser rápido, con medidas económicas que permitan reversar esa tendencia de deterioro tan fuerte”, urgió. “Si no lo hace, lo que viene es una implosión acompañada de unos flujos migratorios muy fuertes que van a generar un problema en la región”.

Colombia, Brasil, Argentina, México, Panamá, Paraguay y varios países centroamericanos expresaron su preocupación por la situación en Venezuela el miércoles en una reunión de ministros con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin. “El consenso es que el manejo económico venezolano ha sido totalmente equivocado”, dijo Cárdenas.

“No es un tema ideológico, no es un tema de izquierda o derecha, es un tema de haber roto con principios fundamentales, como la sostenibilidad fiscal, el control a la emisión monetaria, el manejo flexible del tipo de cambio”, explicó.

Publicado en www.miamidiario.com

Deja un comentario