El dolor que nos anima (Versión original)

Primera versión del comunicado que publicaron los periodistas venezolanos en España con motivo del desconocimiento gubernamental del derecho ciudadano a Referéndum Revocatorio en octubre de 2016

Víctor Suárez

victor-suarezVenezuela se extingue. La Constitución no existe, tampoco las instituciones. El derecho al voto popular, tanto para elegir como para refrendar o revocar mandatos, ha sido suprimido. Las rendijas democráticas, que servían de cobertura al régimen en el plano internacional, han sido cerradas a cal y canto. Esta semana ha ocurrido lo que muchos, fuera y dentro del país, presentían. El gobierno de Nicolás Maduro ha ejecutado un Golpe de Estado, situación crítica que no puede ser soslayada por los demócratas en todo el mundo.

La situación interna ha llegado a límites intolerables. La economía nacional se encuentra por los suelos, el hambre y la desolación campean, la angustia social hierve y está a punto de desbordarse, y a su vera el Estado de Derecho ha sido nuevamente vulnerado, la represión política y militar se ensaña contra un pueblo que no resiste más. El gobierno, que ha perdido la confianza de la mayoría de la población, incluso de muchos de sus antiguos partidarios, hace esfuerzos inusitados para mantenerse a flote, no cumple sus propias leyes, amordaza y suprime a los medios de comunicación y apela a recursos insólitos para maniatar a una sociedad que valientemente ha sobrepasado todos los obstáculos para poder expresar su libre voluntad mediante un proceso de revocatorio de mandato presidencial que le garantiza la propia Constitución Nacional. Las elecciones de gobernadores regionales y de alcaldes, que tienen fecha fija constitucional, también han sido postergadas. No hay topes para el autoritarismo desatado.

El gobierno y las instituciones a su servicio, en apenas 48 horas, han resuelto romper lo que llaman “el hilo constitucional” y se encamina hacia una dictadura abierta.

Los periodistas venezolanos residentes en España, organizados en @VenezuelanPress, al igual que los más de 200 mil venezolanos que somos sus vecinos de llantos y preocupaciones, sentimos que el país está recorriendo un camino de disolución que irremediablemente conducirá a peligrosos enfrentamientos fratricidas. Lo están llevando al despeñadero. Es hora de reaccionar, con fuerza, valentía y unidad de propósitos.

Por ello, hacemos un llamado a los venezolanos en España a que no se queden en sus casas viendo pasar el cortejo. A todos nos duele Venezuela.

Por ello, hacemos un llamado a las organizaciones políticas venezolanas en el exilio español que adopten con celeridad las medidas de protesta y movilización que sean pertinentes en momento tan agitado. Están en la obligación de dar un paso al frente.

Por ello, hacemos un llamado a las autoridades y organizaciones públicas españolas (gobierno en funciones, Congreso de los Diputados, gobiernos y parlamentos de las comunidades autónomas, ayuntamientos, partidos políticos, ONGs, sociedad civil) a que eleven sus voces en rechazo a la deriva dictatorial del gobierno venezolano. La Cumbre Iberoamericana que se reunirá en Cartagena de Indias, Colombia, la próxima semana, será un buen escenario para expresar una vez más su solidaridad con el pueblo venezolano; así como en el Consejo de Seguridad de la ONU y en la Unión y Parlamento Europeos. Consideramos que España debe expresar de manera diáfana que no se siente representada por ningún pretendido mediador en la crisis venezolana.

Por ello, hacemos un llamado muy especial a los medios de comunicación españoles para que continúen informando de manera oportuna y veraz sobre la situación venezolana. También a las organización gremiales de la prensa española y a los corresponsales extranjeros en España.

Nos compete sobremanera. Las libertades de prensa y de circulación de la información en Venezuela se encuentran seriamente limitadas. Muchos medios impresos han cerrado o han mermado sus tirajes. La radio y televisión privadas se ahogan en la censura y la autocensura. Los medios internacionales enfrentan múltiples trabas para la cobertura informativa. Los medios digitales, que están funcionando como tabla de salvación in extremis, no están al alcance de la mayoría de la población, en un país que se encuentra entre los peores del mundo en ancho de banda disponible. Los medios oficiales no informan de la realidad nacional. Miles de periodistas han optado por el exilio. Venezuela no está debidamente informada del incendio que le rodea. Tenemos que ayudarla, donde quiera que vivamos.

No más el viernes 21, cuando todo el país estaba expectante ante la reacción de la formación opositora Mesa de la Unidad Democrática, sobre las medidas judiciales encaminadas a descartar la recolección de 20% de firmas para oficializar el Referéndum Revocatorio prevista para la semana próxima, las principales cadenas de televisión privada no retrasmitieron en vivo la rueda de prensa de la MUD, una cadena especializada en noticias suspendió la transmisión tan pronto algún ponente mencionó la frase “Golpe de Estado”, la estadounidense CNN debió tomar la señal intermitente y “con fallas de origen” de un canal de TV que sólo retransmite por Internet. En España los venezolanos nos informamos, vía redes sociales, de la macabra sombra que nos asola y también de los planes internos de movilización y protesta que nos animan. Las últimas madrugadas no han sido de sueños reparadores sino de vigilia desesperada: ¡Están acabando con la patria!

La situación venezolana es excepcional y extraordinaria.

Y nos compete. Por ello, los periodistas venezolanos residenciados en España nos incorporaremos (y promoveremos) a las movilizaciones que se programen. Organizaremos e impulsaremos foros, conferencias de prensa, exposiciones de denuncia de la situación venezolana. @VenezuelanPress acompañará a todos los venezolanos en España en esta causa que nos enerva.

Junta Directiva @VenezuelanPress

22 de octubre de 2016

 

Deja un comentario