Dos tracaleros en acción

ellos

Al Hugo Chávez, quien disfrutó entre 2006 y 2009 del incremento de los precios petroleros, dos estafadores europeos le vendieron “espejitos ideológicos” para aplicarlos en Venezuela, y que el Comandante (quien se atribuía ser ancestro del cacique Guaicaipuro), pero era poco (o nada) lector de sociología política, les compró. Los tracaleros de ocasión fueron Ignacio Ramonet y Heinz Dieterich.

Uno, a lo Monedero, se hizo millonario con sus asesorías comunicacionales a Miraflores; el otro, un alemán inventor del Socialismo del Siglo XXI. Ramonet se retiró a disfrutar de los dólares que hoy les hacen falta a los hospitales venezolanos.

Dieterich de repente se volvió mexicano (a algún pendejo izquierdista de ese país estará estafando), ahora se da el gusto de pontificar sobre la Venezuela que él ayudó a terminar de arruinar. Habla mal de Maduro y habla mal de la oposición. Qué vida tan dura!

Deja un comentario