Ecuador dividido: Lenin ganador, Lasso impugna los resultados electorales

El candidato oficialista, Lenín Moreno, aventaja en casi dos puntos a su rival, el opositor Guillermo Lasso, según el Consejo Nacional Electoral. Con 98% de votos escrutado, el hombre de Correa suma 51,12% frente al 48,88% del candidato opositor. Los resultados no parecen gustarle a un sector, mientras el otro celebra

La tarde del pasado domingo 2 de abril un hecho inusitado generó inmensa expectativa en Ecuador: ambos candidatos a la Presidencia sonreían frente a las cámaras aclamando su triunfo. Uno por Exit-Poll de Perfiles de Opinión daba como ganador a Lenin Moreno; mientras Exit-poll de Cedatos daba como ganador a Guillermo Lasso.

Elecciones en Ecuador
Lasso denunció irregularidades en las actas escrutadas y se ha negado aceptar los resultados.

Este cruce de informaciones generó gran tensión, y concentración de personas frente al Consejo Nacional Electoral de ese país, mientras Juan Pablo Pozo, presidente del organismo electoral, pedía que se esperaran los resultados oficiales.

Después vino el conteo realizado por Participación Ciudadana, dicho conteo daba resultados sumamente cerrados, con una diferencia inferior al 0.6%, lo que alteraba el ambiente. Mientras Moreno daba discursos de victoria, y Guillermo Lasso iba a medios de comunicación como Teleamazonas de Ecuador, para hablar de su triunfo.

¡VIENE LENIN!
Empate técnico en Ecuador - Decidirá la votación en el exteriorAlrededor de las 8:40 pm llegaron los resultados del Conteo Rápido, y la tendencia comenzaba a girar a favor del oficialista teniendo a Moreno con el 51.15% y a Lasso con el 48.85%.

El toque final del triunfo lo confirmó Pozo dando resultados oficiales del escrutinio al 94.18% y daba el triunfo a Lenin Moreno con un 51.07%, y a Lasso en con 48.93%.

Esta línea de hechos ha generado toda una ola de polarización en el país. Lejos de la expectativa por hacer que la segunda vuelta permitiera claridad sobre quién poseía realmente las mayorías para gobernar, lo opositores, minutos después de conocer los resultados, decidieron romper el cerco policial alrededor del CNE y todo terminó en serios disturbios.

RESULTADOS QUE NO TRANQUILIZAN
El sistema político ecuatoriano entra ahora en una fase de prueba, pues la tensión sobre el ganador y el reconocimiento de los resultados serán claves en la estabilidad del país, y la confianza sobre las instituciones.

Recordemos que la votación de Lasso no es debido a una gran coalición a nombre, sino al apoyo de sectores opositores que si bien no son adeptos al derechista, lo prefieren a él por encima del correísmo con 10 años en el poder.

Mientras tanto desde el Movimiento político CREO de Lasso, han denunciado irregularidades en las actas escrutadas, y han negado aceptar los resultados.

Lasso manifestó: “Los delegados de la alianza CREO-SUMA presentarán las impugnaciones respectivas. No permitiremos que se violente la voluntad popular… Actuemos de manera pacífica pero firme. Hay que ir a las calles a decir: NO ME ROBES MI VOTO porque queremos un CAMBIO en el Ecuador”

De todas formas el camino para CREO-SUMA no será sencillo, pues además de enfrentarse al oficialismo, que incluso tiene las mayorías en la Asamblea, tendrá que revertir unos resultados en plena polarización de un país con un oscuro historial de desestabilidad política, más pronunciada antes de la llegada de Correa.

CORREÍSMO MÁS VIVO QUE NUNCA
Rafael Correa festejó lo resultados que garantizan la continuidad de su proyecto político. En sus palabras: “Gran noticia para la Patria Grande: la Revolución volvió a triunfar en Ecuador. La derecha derrotada, pese a sus millones y su prensa”

Moreno por su parte celebró con sus seguidores en Quito, desde donde felicitó a Lasso por su votación, he hizo un llamado cordial y dijo que gobernaría para todos. Además de manifestar que lo hará en paz y armonía.

Pero el camino para Moreno no será para nada sencillo, pues mantener un diálogo cordial con una oposición que no cree en la legitimidad de su victoria, lejos de los aplastantes resultados en cada elección en la que ganó Correa, harán que deba mantener la voz más beligerante del actual Presidente, o ceder al diálogo frente a unos resultados difíciles.

Democracia a prueba, y economía en problemas, tendrá Ecuador en los próximos 4 años. Grandes expectativas sobre el ganador.

Publicado en la revista colombiana http://olapolitica.com

Deja un comentario