EEUU perderá $ millones por la lentitud en procesamiento de visas

EEUU perderá $ millones por la lentitud en procesamiento de visas

El alboroto que ha creado la represión de la administración de Trump contra los inmigrantes indocumentados, producirá un cambio en el sistema legal de inmigración que se espera sea costoso tanto para las empresas como para el propio gobierno de EEUU.
Cada año por estas fechas los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) reciben una oleada de solicitudes de visas H-1B, las que corresponderían a trabajadores con estudios universitarios. Las empresas generalmente tienen una ventana de cinco días en abril para enviar solicitudes de nuevas visas, al igual que los titulares de visas existentes comienzan a renovar las suyas.
El sobresalto sobreviene porque a principios de esta semana USCIS suspendió el llamado “procesamiento premium”, un programa que permitía a los empleadores pagar un suplemento con el fin de reducir los tiempos de espera de visados desde ocho meses a sólo dos semanas.

Los funcionarios han descrito este paro temporal como el resultado de un “aumento significativo” en la demanda del servicio express, pero, en realidad, parece reflejar la mala gestión y el derroche de la agencia.
Según los registros de USCIS, testimonios en el Congreso y entrevistas con ex funcionarios de la agencia, USCIS ha gastado la mayor parte de los ingresos del programa premium de los últimos ocho años -unos $ 2.300 millones- en un intento fallido de digitalizar el sistema de inmigración, dejando recursos insuficientes para el personal de la institución. La porción procedente de visas H-1B es la vaca lechera de sus ingresos.
“No puedo creer que mi antigua agencia pudiera ser tan estúpida e imprudente”, dijo William Yates, un ex funcionario de USCIS que ayudó a crear el programa premium. “Eso me enfurece”.
EEUU perderá $ millones por la lentitud en procesamiento de visasAnteriormente USCIS ha suspendido ocasionalmente el procesamiento premium, pero el momento de esta suspensión, que se espera que dure hasta seis meses, es especialmente perjudicial. Unas 236.000 aplicaciones de H-1B llegaron en abril de 2016.
La suspensión del servicio es probable que cause demoras para decenas de miles de solicitantes de visas nuevas, principalmente trabajadores de universidades u organizaciones de investigación, así como médicos extranjeros que reciben H-1B a cambio de trabajar en áreas médicamente desatendidas, según datos de USCIS.

Ello también le costará a USCIS hasta $ 100 millones en honorarios perdidos, reconoció la portavoz de la agencia Carolyn Gwathmey.
Gwathmey dijo que la pérdida sería amortiguada por un fondo de reserva de 700 millones de dólares creado por un superávit de tarifas de procesamiento premium y “no tendría un impacto negativo” en la capacidad de la agencia de seguir pagando la iniciativa de digitalización, que es $ 1.000 millones y que tiene cinco años de retraso .
Pero la interrupción ha alimentado preocupaciones sobre las intenciones de la administración Trump para el programa H-1B en general y el destino del empuje digital que las visas H-1Bs premium han financiado.
Muchos H-1B son devorados por empresas de outsourcing, y el presidente Trump prometió durante su campaña electoral que se aseguraría de que los titulares de visa no desplazaran a los estadounidenses en los empleos. En enero, se conoció un proyecto de orden ejecutiva encaminado a reducir las visas de trabajo y, aunque no se ha firmado, pronto podría entrar en vigencia. En los últimos días, el Departamento de Justicia y el USCIS han anunciado iniciativas para investigar el fraude y el abuso H-1B y USCIS ha dicho que, por ejemplo, algunos programadores de nivel básico ya no pueden ser elegibles para H-1Bs.

EEUU perderá $ millones por la lentitud en procesamiento de visasLa suspensión del procesamiento premium no afectará el número de visas H-1B emitidas, ni siquiera a las empresas de outsourcing, pero los críticos temen que los ingresos perdidos del programa extenderán los retrasos en la digitalización de la agencia y, así, se perpetuarán las demoras que llevaron a su paralización.
Hasta ahora, el esfuerzo de modernización ha estado plagado de fallas y lapsos de seguridad . Entre 2014 y 2016, por ejemplo, la programación defectuosa dio lugar a que la agencia enviara miles de tarjetas verdes (Green Cards) con información inexacta y luego falló en corregirla. Algunos ven poca esperanza de arreglar tales defectos si los fondos de procesamiento premium dejan de fluir.
“Cualquier CEO que se proponga cortar la fuente de todos sus ingresos -mientras que al mismo tiempo sigue pagando para arreglar su producto- sería despedido”, dijo Greg Siskind, un abogado de inmigración de larga data.

Cuando se dio a conocer en 2000, el procesamiento premium parecía ser una solución inteligente tanto para USCIS como para sus frustrados usuarios.
En ese momento, el tiempo de espera de las visas H-1B era de unos dos a tres meses y la agencia estaba procesando cerca de 195.000 al año, a un costo para los solicitantes de unos 2.130 dólares por persona.
Ese paso de caracol se debió en parte al gran volumen y a que las aplicaciones eran muy largas (promedio de 60 páginas, procesadas enteramente en papel). Los solicitantes tenían que imprimirlas y presentarlas por duplicado, con el original dirigido al USCIS y una copia al Departamento de Estado. Cada solicitud tenía que ser contrastada con los registros criminales, aduaneros y de protección fronteriza.
El servicio premium se lanzó como una bendición para las empresas -en particular las empresas de tecnología-, que estaban más que dispuestas a pagar sobretasas de $ 1,000 o más para reducir el tiempo de entrega de meses a semanas.
Hoy en día, los costos de procesamiento regular de los solicitantes va desde $ 1,600 a cerca de $ 5,000 por visa. Los costos de procesamiento premium cuestan otros $ 1,225 por encima de eso.

Lea el reportaje completo en ProPublica.org (Inglés)

Deja un comentario