Empresas Polar en Londres – Premio a la “Audacia en los Negocios”

La semana pasada se decidió en Londres el premio “Audacia en los Negocios”, que se otorga por noveno año consecutivo. Compitieron empresas de todo el mundo. Empresas Polar ganó en la categoría “Desarrollo de Mercados” y su presidente Lorenzo Mendoza viajó a Reino Unido a recibirlo. The Financial Times le hizo una entrevista en video y un amplio reportaje sobre la empresa.
He acá el video (en inglés) y una traducción libre al español del reportaje realizado en Caracas por Andrés Schipani.

Empresas Polar: un símbolo de resistencia en medio de la crisis de Venezuela

Cuando Lorenzo Mendoza asiste a partidos de béisbol, las multitudes lo tratan como un jugador estrella. El béisbol es el deporte nacional de Venezuela y Mendoza, jefe de la productora de alimentos y bebidas Empresas Polar y alguna vez entusiasta jugador, sigue siendo un gran aficionado. Su compañía patrocina a varios de los equipos principales del país.

Sin embargo, Venezuela está luchando con su peor crisis social, política y económica, y su pasión deportiva no es la razón principal por la que los aficionados le han saludado con alegrías y cantos de apoyo. No sólo su empresa se destaca como un raro caso de resiliencia empresarial venezolana en un momento tan desesperado, sino que Mendoza mismo se ha convertido en un símbolo de resistencia.
A muchos les gustaría verlo cambiar el puesto presidencial de Empresas Polar por el de cabeza del gobierno venezolano, reemplazando al impopular presidente Nicolás Maduro. “Ya no voy tan a menudo a los estadios”, afirma Mendoza con un toque de cautela. Todo se ha vuelto demasiado politizado en Venezuela, añade, “y tengo que tener cuidado. Tengo muchas familias dependiendo de mí”.

Polar emplea a 30.000 personas y es la marca de mayor éxito en Venezuela. Su cervecería epónima, fundada en 1941, ha tenido mucho que ver con eso, su nombre sugiere los efectos refrescantes de la cerveza en el clima venezolano generalmente excelente. Polar es también la mayor empresa privada de Venezuela y, posiblemente, segundo en importancia sólo después del monopolio petrolero estatal Petróleos de Venezuela, en un país que posee mayores reservas de petróleo que Arabia Saudita.
Su éxito es difícil de tragar para el gobierno, que continúa teniendo a Polar en su mira inquisitorial. Los agentes de inteligencia de la policía se colocan a veces fuera de sus oficinas sin ninguna razón aparente. Los empleados de la empresa afirman que los agentes aceptan con impaciencia las bebidas Polar o meriendas que se les ofrecen para romper el tedio.

La postura oficial tiene sus raíces en el mantra del “Oligarcas, temblad” del fallecido presidente Hugo Chávez, quien lanzó su revolución en Venezuela prometiendo desalojar a los ricos del poder. Su aparente aversión a Mendoza alcanzó el punto de llamarlo “pelucón” -un conservador con peluca- y decir que se le garantizaba un lugar en el infierno.
La contribución de la empresa al sector alimentario es tal que ni Chávez (quien murió hace cuatro años) ni su ignorante sucesor han considerado prudente llevar a cabo amenazas de expropiación. ¿La razón? Los venezolanos apenas pueden dejar pasar un día sin poner sus manos en algún producto de Polar.

Estos van desde margarina y aceite de cocina a la mayonesa y el helado. Polar también vende marcas estadounidenses como Pepsi y Avena Quaker. La compañía domina el mercado de la cerveza en uno de los países de mayor consumo de cerveza de América Latina.
Posiblemente el factor principal que haría Polar difícil de expropiar es que desde 1960 ha estado produciendo y embalando Harina PAN, una harina precocida que es el ingrediente clave para el plato principal nacional, la arepa. Son de maíz, planas y redondas como las hamburguesas. Son tan importantes en la dieta del pueblo venezolano como los tacos para mexicanos y los sándwiches para los ingleses.

Maduro todavía es capaz de acusar a Mendoza de ser un golpista que sube los precios y acapara alimentos para librar una “guerra económica” contra la revolución chavista. Más dañino aún, el gobierno conserva el control de las ventas legales de divisas para pagar las importaciones en un país que produce poco aparte de petróleo.
Los controles monetarios impuestos por Chávez han dejado a los productores sin poder obtener dólares, como resultado de lo cual sus fábricas a menudo están ociosas por falta de materia prima. Polar mismo señala que se ha visto obligado a recortar la producción de ciertas mercancías por falta de moneda extranjera para importar suministros. Al quedarse sin cebada el año pasado, detuvo la producción de cerveza en dos de sus cuatro plantas.

Polar - Sínbolo de resistencia - Financial Times
Producción de la Harina PAN, la preferida de Venezuela. Polar resiste las amenazas presidenciales de expropiación © Reuters

Los problemas en Polar -una compañía que goza de una calificación de aprobación del 90 por ciento, según la encuestadora local Datanálisis, comparado con menos del 12 por ciento para Maduro- parecen ser sintomáticos de los grandes problemas de Venezuela. Largas colas de compradores con la esperanza de encontrar productos básicos escasos en supermercados desabastecidos son comunes en todo el país. El año pasado, los informes de saqueos se convirtieron en un lugar corriente.
A medida que los precios del petróleo se han reducido, el gobierno debe ahora unos 30.000 millones de dólares a proveedores e importadores privados, según la consultora Ecoanalítica, con sede en Caracas. Un sondeo de los productores de alimentos señala que en 2012 el promedio venezolano comía 30 kg de alimentos al mes, pero el año pasado había bajado a 12 kg. Polar es, posiblemente, la entidad que mantiene a la gente alimentada en un escenario nacional de escasez de alimentos.
El año pasado, Mendoza instó al gobierno a dejar de estrangular al sector privado. El maltrecho Maduro le gritó en la televisión: “Si no puede manejar sus empresas, entregárselas a las personas que pueden”. El presidente redondeó al etiquetar al jefe polar como “bandido, ladrón, oligarca y traidor”.
Fuentes informadas en Caracas sugieren que lo que el gobierno no puede gritar es que la escasez de alimentos, cada vez más fuente de descontento generalizado, podría tener algo que ver con las deficiencias de la política oficial. La reacción de los venezolanos, por lo tanto, si alguna de sus marcas favoritas de alimentos y bebidas cayera en manos del estado, podría provocar inquietud, lo cual sería una de las últimas cosas que necesita la administración de Maduro.

“Mendoza estaba muy asustado con Chávez”, dice un respetado empresario que conoce a Mendoza. “Maduro no tiene fuerzas suficientes para hacerse cargo de Polar, así que atacar a Mendoza personalmente es lo único que puede hacer”.
Por otra parte, como añade el empresario, y el presidente de la nación lo sabe: “Pero Mendoza representa a la arepa, y al atacarlo ataca a la arepa. Aquí en Venezuela eso es arriesgado”.
Los chavistas militantes también pueden ser seguidores de Polar. “Siento pena de Maduro”, dice Yulimar Pinto, encargada de conseguir ayuda para un programa subsidiado de distribución de alimentos del gobierno en una zona de tugurios de Caracas. “Pero tengo que admitir que la harina de maíz precocinada de Polar es la mejor”. Sin embargo, ella sabe que muy pronto no encontraría su opción preferida en las tiendas si las circunstancias calamitosas de hoy continúan. Polar posee el 49 por ciento de la capacidad de Venezuela para producir harina de maíz, mientras que la mayoría del resto es controlada por el estado. La empresa ha producido tradicionalmente 50 millones de kilogramos de alimento básico al mes. Últimamente, con suerte, ha producido la mitad.

El espacio de descarga de la planta de procesamiento de harina de maíz más grande de Polar, en Turmero, en el centro del país, ofrece una visión desolada en la crisis. “Solíamos tener 60 camiones al día que contenían casi 30 toneladas de maíz cada uno”, dice un gerente de la planta. “En la actualidad, hay cero. El gobierno te estrangula si intentas producir. Te mata si no produce. Los controles estatales son absolutos ahora”. Al mismo tiempo, Venezuela está afectada por una inflación de tres dígitos, una profunda recesión y acusaciones de corrupción desenfrenada en la asignación de dólares para las importaciones de alimentos.

Polar - Símbolo de resistencia - Financial Times
“Mendoza representa la arepa. Atacarlo es atacar la arepa” © Reuters

En el camino de regreso a Caracas, una pancarta en un puente dice: “El presidente Maduro, la gente clama por ayuda.” Al entrar en la ciudad, las colas serpenteantes se ven fuera de las panaderías. Mientras tanto, un número cada vez mayor de venezolanos buscan comida en los vertederos de basura. “Los venezolanos que sufren también me duelen”, dice Mendoza. “El hecho de que estén haciendo tal sacrificio hace que sea aún más necesario ser un productor responsable de alimentos”.
Añade que es una cuestión de orgullo nacional para los venezolanos tener una empresa luchando con la dura situación y compitiendo con los grandes proveedores multinacionales. A pesar de este clima problemático, Polar es un destacado productor latinoamericano de alimentos procesados, junto con grupos como el mexicano Bimbo y el grupo Nutresa en Colombia.
La participación de Mendoza en el negocio familiar data de hace más de 50 años cuando su padre lo hizo trabajar en sus vacaciones escolares “empujando una carretilla y conduciendo un camión – quería que yo hiciera algo porque la vida me había dado mucho”.

Después de graduarse de las universidades Fordham y MIT en los Estados Unidos, fue a Londres a trabajar en banca. Su ascenso en Polar coincidió con el auge de Chávez en la política nacional en los años noventa. “Cuando Chávez entró en escena, preveía un horizonte difícil para Venezuela”, dice.
En 1998, cuando Chávez fue elegido presidente, Mendoza, de 32 años, se convirtió en el jefe ejecutivo de Polar. “Hemos sido la mayor empresa privada de Venezuela desde hace unas dos décadas”, señala. La revolución chavista ha estado casi tanto tiempo acusando a Polar de financiar a sus enemigos. Mendoza lo niega.
“Es un venezolano comprometido con Venezuela”, dice Henrique Capriles, que ha corrido dos veces sin éxito para la presidencia, primero contra Chávez, luego perdiendo estrechamente contra Maduro en 2013. Mendoza es un tipazo dice. “Ojalá hubiera cientos de polares en Venezuela”.

“La gente común dice que incluso si el gobierno quisiera derrotar a Polar, se pondrán de pie y lo defenderán”, afirma un ejecutivo de Polar. “Cuanto más nos golpea el gobierno, más nos ama el pueblo”.

PUBLICACIÓN ORIGINAL EN THE FINANCIAL TMES (en inglés)

Gran premio 2017 Audacia en los Negocios

Categorías y ganadores:

Personalidad del año – Helena Morrissey (UK)

Conductores del cambio – DeepMind Technologies (UK)

Tecnología – Preferred Networks (Japón)

Responsabilidad corporativa/medio ambiente – Dong Energy (Dinamarca)

Espíritu empresarial – Dollar Shave Club (EEUU)

Pequeñas empresas – Oxbotica (UK)

Desarrollo de mercados – Empresas Polar (Venezuela)

Empresas Polar
Ganador en Desarrollo de mercados
La mayor empresa privada de Venezuela produce cerveza, refrescos y alimentos básicos como pasta, aceite de cocina y harina de maíz, operando con éxito en medio de las graves circunstancias de la crisis económica, social y política del país. Ha sufrido muchas críticas del gobierno y seguidores del fallecido presidente Hugo Chávez, pero goza de una popularidad generalizada por su resistencia bajo presión.

Competidores de Polar en la categoría Desarrollo de Mercados
Industrias Bollant – Con sede en Hyderabad, India, la empresa fabrica envases de desechos agrícolas y papel reciclado. Su política es permitir que las personas con discapacidad se integren en la fuerza de trabajo: alrededor del 70 por ciento de sus empleados tienen una discapacidad.
Bebidas Héctor – Desde Bangalore, India, este productor de refrescos tradicionales caseros utiliza ingredientes naturales con sabores regionales distintivos. Su marca Paper Boat Drinks está demostrando ser un experto en quitarle seguidores a las multinacionales en su mercado doméstico.
IROKOtv – El distribuidor en línea más grande del mundo de contenido de cine y televisión en África, iROKOtv, con sede en Lagos, ha sido llamado el “Netflix de Nigeria”. Ha utilizado financiación reciente para producir contenido a través de su estudio de cine en casa, Rok Studios.
Paytm – La plataforma de comercio móvil y de mercancías digitales más grande de la India proporciona una forma sencilla de administrar el dinero y comprar productos a través de teléfonos inteligentes. Una licencia bancaria del Reserve Bank of India, otorgada el año pasado, le permite crear una amplia gama de servicios y productos financieros.
Safaricom – El especialista en telecomunicaciones, con sede en Nairobi, Kenia, ofrece a los usuarios servicios como la plataforma de pagos móviles M-Pesa. Ha mejorado su red para incluir la cobertura 4G y ofrece productos financieros innovadores.

La perspectiva de los jueces

Leo Johnson y Edward Bonham Carter formaron parte del jurado que concedió el premio al Empresario Audaz 2017. El periodista del Financial Times Peter Chapman les preguntó sobre los hilos comunes que distinguieron este año a los ganadores y nominados. Sobre Empresas Polar respondieron así:

Peter Chapman: Una prueba para una empresa exitosa es si otros pueden replicar lo que hace. ¿Dónde está el “foso económico”, como Warren Buffett dijo alguna vez, que defenderá sus ingresos a largo plazo? ¿Alguno de los ganadores llamó la atención?
EBC: Juzgar obstáculos duraderos para entrar en el mercado es virtualmente imposible ya que implica una serie de saltos imaginativos en el futuro. Muchos, si no todos, de los candidatos y ganadores estaban operando en las fronteras del ingenio humano, por lo que si desarrollar una ventaja sostenible ero un reto particular, se puede argumentar que Empresas Polar, la productora de alimentos y bebidas con sede en Caracas, ha tenido una barrera distintiva desde la entrada. Está compitiendo con éxito en las condiciones políticas, económicas y sociales en que se encuentra Venezuela. Eso en sí mismo es una ventaja competitiva.
LJ: Me trajo recuerdos de Ron Santa Teresa, la destiladora venezolana que no tuvo la suerte de ganar el premio a los mercados en desarrollo hace un par de años. Parte de su foso económico es distintivo. Es un ron local único, algunos de los cuales, estoy feliz de decirlo, los trajo a la ceremonia de premios en Londres.
EBC: Las compañías que operan bajo condiciones como estas, hay que darles crédito con arrogancia así como por la audacia.

1 Comentario

Deja un comentario