Fiscal Ortega Díaz: No podemos exigir comportamiento legal si el Estado viola la ley

Fiscal: No podemos exigir comportamiento legal si el Estado viola la ley
La fiscal general Luisa Ortega Díaz el miércoles en el edificio del Ministerio Público en Caracas. Foto/ Miguel Gutiérrez, para The Wall Street Journal.
ANATOLY KURMANAEV Y KEJAL VYAS

(Traducción libre de Actualy.es)

La Fiscal General de Venezuela, bajo presión por criticar al gobierno autoritario al que sirve, el miércoles condenó violencia oficial contra los manifestantes, censuró la inflación estratosférica que reina en su país y alabó la Constitución que el presidente Nicolás Maduro quiere eliminar.
Los comentarios de Luisa Ortega Díaz a The Wall Street Journal, en una entrevista, parecen confirmar su ruptura con el régimen izquierdista de línea dura, que espera lealtad incuestionable de los funcionarios mientras lucha con un aumento creciente de desórdenes públicos.
Maduro ha intensificado la represión contra las protestas y los disturbios civiles que han costado al menos 31 vidas en las últimas semanas. El miércoles vídeos impactantes se volvieron virales en las redes sociales que muestran a la Guardia Nacional utilizando vehículos blindados antidisturbios para atropellar a manifestantes en Caracas. El incidente fue confirmado por el alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho.
En la nación rica en petróleo, atrincherada en una crisis económica y una lucha por el poder entre el gobierno y la oposición, las críticas cuidadosamente redactadas de la señora Ortega Díaz sobre la deriva del presidente Maduro hacia el autoritarismo, la han convertido en una nueva cara de la disidencia después de haber servido durante una década como uno de los pilares del gobierno socialista.

Fiscal: No podemos exigir comportamiento legal si el Estado viola la ley“Es hora de ponernos de acuerdo entre nosotros mismos”, dijo la abogada de 59 años de edad en su oficina en la capital. “Es hora de mantener conversaciones y negociar. Significa que uno tiene que alcanzar decisiones por el bien del país”.
Hablar así es inusual en un funcionario venezolano de alto rango, especialmente una como la señora Ortega, que ha atraído en muchas ocasiones la ira de los grupos de derechos humanos por el uso de lo que consideraban tribunales ilegales para encerrar a los enemigos políticos y por supuestamente ayudar al gobierno a enterrar los cargos de la corrupción rampante.
El gobierno parece estar tratando de poner a un lado su cara en las pantallas de televisión que controla. Sus discursos ya no reciben cobertura en vivo de la televisión estatal, ha perdido a sus guardaespaldas y el gobierno de Maduro ha incrementado el uso de tribunales militares para eludir la acción de la fiscalía.

Ortega Díaz ha denunciado el uso de grupos de civiles armados que cumplen órdenes del gobierno. Ha instado a que se respete el derecho a la protesta y garantizado el debido proceso, quejándose de cientos de detenciones arbitrarias por parte de la Guardia Nacional y de los servicios de inteligencia policial. Sus comentarios socavan el argumento del Gobierno de que la violencia en las calles que embrollan a la nación deriva exclusivamente de agitadores de derecha.
“No podemos exigir comportamiento pacífico y legal de los ciudadanos si el Estado toma decisiones que no estén de acuerdo con la ley”, dijo Ortega.
Nacida en una familia rural de ocho miembros, Ortega Díaz dijo que se sintió cautivada por el mensaje de inclusión social propagado por el carismático predecesor de Maduro, Hugo Chávez, mientras trabajaba como abogado penal provincial en la década de 1990. Se unió al gobierno de Chávez como asesora jurídica cuando ganó éste la presidencia y luego redactó la Constitución en 1999, y luego se ha casado con un legislador del partido gobernante.
Una copia de bolsillo de la Constitución adorna su escritorio, y su oficina está desprovista de imágenes de Maduro. “Esta Constitución es imbatible”, dijo Ortega. “Se trata de la Constitución de Chávez”.

Esa misma Constitución es la que Maduro ahora dice que necesita hacer de nuevo. Grupos de derechos humanos han criticado esa iniciativa como el último esfuerzo del impopular líder para evitar las elecciones que las encuestas muestran que su partido perderá fácilmente.
La iniciativa para reformar la Constitución también ha generado críticas en EEUU, donde un grupo de senadores presentó el miércoles un proyecto de ley instando al presidente Donald Trump a que adopte medidas más estrictas para hacer frente a la crisis de Venezuela, incluyendo sanciones a funcionarios venezolanos responsables de abusos y corrupción.
Muchos de los críticos de la señora Ortega dicen que ella está tratando de limpiar su imagen en caso de un cambio de gobierno en Caracas. “No confío en ella. Ella no puede cambiar su máscara tan fácilmente “, dijo Marta Corrales, una manifestante de calle recientemente.
Otros dicen que sus intenciones son más sinceras y que en respuesta a su pérdida de poderes Maduro trata de consolidar su control en todo el gobierno. “Lo que la fiscal está haciendo parece ser genuino,” dijo Nizar El Fakih, un abogado que ha defendido a una serie de presos políticos venezolanos. En una nación polarizada, agregó, “ella está tratando de hacerse un tercer camino, en busca de una manera de separarse de Maduro.”
Proiuris, un grupo de vigilancia legal dirigido por El Fakih, dice que ha documentado 13 casos en los últimos seis meses de civiles juzgados en tribunales militares, saltándose la instancia de la fiscalía. El grupo también ha registrado 50 casos de jueces que han negado la libertad bajo fianza a los acusados, incluso después de que fiscales recomendaron su liberación.

Fiscal: No podemos exigir comportamiento legal si el Estado viola la ley
Ortega Díaz denunció la existencia de una ruptura en el orden constitucional en Venezuela.

“Esta es una de las cuestiones que el Estado tiene que ver con mucha preocupación”, dijo la Fiscal General en la entrevista, cuando se le preguntó sobre el uso de los tribunales militares por parte del gobierno de Maduro.
Ortega hizo su primera muestra de descontento evidente en un sorpresivo anuncio el 31 de marzo. Ortega denunció la existencia de una ruptura en el orden constitucional después de que Maduro trató de transferir los poderes de las legislaturas controladas por la oposición a sus aliados en el Tribunal Supremo de Justicia.
La televisión estatal rápidamente cortó la transmisión de su discurso, que produjo una gran ovación de los asistentes.
En otras ocasiones, su crítica ha sido más sutil, e incluso críptica. En un reciente post en Twitter recomendó a sus 411.000 seguidores leer un ensayo del filósofo italiano del siglo 20 Norberto Bobbio. Bajo el título “Democracia y secreto”, se analiza cómo el autoritarismo y los poderes oligárquicos a menudo se enmascaran detrás de los principios democráticos.
“No es fácil de descifrar qué juego que está jugando, lo que está calculando”, dijo el profesor de derecho de la Universidad Católica Andrés Bello Antonio Canova. “Pero lo que está claro es que ella ahora se ha convertido en un problema para el gobierno.”

Publicado en The Wall Street Journal (En inglés, por suscripción)

Deja un comentario