El Flying Low de David Zambrano aterriza en Bruselas

El coreógrafo venezolano Jesús David Zambrano, con más de 35 años de trayectoria artística, ha decidido sentar plaza en Bruselas, a través de la apertura en 2018 de su Tic Tac Art Centre, un espacio dedicado a la enseñanza y entrenamiento para profesionales y aficionados de la danza contemporánea y las artes visuales.

Es fundamentalmente conocido por sus dotes de bailarín improvisador y por haber desarrollado los principios de la técnica Flying Low, “que enfoca la relación del bailarín con el peso, la tierra y su superficie, sin olvidar la quietud y el instituto que involucra su escena”.

Zambrano comenzó a bailar profesionalmente a los 21 años de edad. Al entrar en ese mundo de forma tan plena e intempestiva, dañó su arco medio y más tarde no pudo mantenerse en pie por su cuenta durante seis meses. Pero en lugar de echar a perder su carrera de baile recién iniciada, utilizó su lesión y rehabilitación para desarrollar una técnica que enseña en todo el mundo. Esa técnica se llama Flying Low (Volando bajo, como la canción del mexicano Pedro Infante), cuyos movimientos consisten especialmente en un trabajo de suelo que permite al cuerpo estar en estado de alerta constante, mientras interiormente se mantiene la calma. Así nació la técnica de “vuelo bajo“, usando el piso y el espacio como partenaire, la cual perfeccionó en Nueva York en años 90.

El Flying Low de David Zambrano aterriza en BruselasEn su opinión, “esta metodología ha permitido a los bailarines tomar mayor conciencia de la energía que proviene de la tierra para poder ser libre y, con inteligencia y conocimiento de sus posibilidades, seguir creciendo”.

David Zambrano ha actuado y dictado cursos y seminarios con su metodología en más de 40 países del continente europeo, asiático, y americano. Da clases en la actualidad en Amsterdam, en De Theaterschool. En Venezuela, fundó y dirigió artísticamente el Festival de Danza Posmoderna entre los años 1989 y 1993, evento que ha sido fundamental en el auge alcanzado por la danza experimental en ese país.

Ya asentado en Bruselas abrirá en 2018 su propio centro. Un local espacioso para la danza y las artes visuales, pero que está condicionado al éxito de la campaña de crowfunding que ha emprendido con el fin de lograr su objetivo.


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.