Un gobierno rehén de Bruselas

Un mes escaso. Este es el tiempo que tiene el flamante Gobierno para convencer a la Comisión Europea de la buena nueva que supone el desbloqueo político en España de cara a la consolidación y ajuste de las cuentas del Estado. La cita clave está fijada en el calendario para el 2 de diciembre, fecha en que se cumplen los cuatro meses preceptivos desde que Bruselas envió su última y definitiva advertencia, exigiendo recortes adicionales para cumplir la senda fiscal trazada por los burócratas comunitarios. El déficit estimado para el año próximo se sitúa en el 3,6% del PIB, como consecuencia de la vigente prórroga presupuestaria de 2016, y tiene que ser reconducido a un máximo del 3,1%, al margen de que Rajoy sea capaz, o no, de sacar adelante unos nuevos Presupuestos del Estado para 2017.

Deja un comentario