Julio Borges en la cuna de la revolución bolchevique

La Unión Interparlamentaria Mundial (UIM) solicitó que el diputado Julio Borges presida su 137 Asamblea General, que tiene lugar en San Petersburgo, Federación Rusa, entre el 14 y el 18 de octubre, pero el presidente de la Asamblea Nacional venezolana no pudo estar en la inauguración en el Palacio Tavrichesky debido a las elecciones regionales del domingo 16.

Sin embargo, el lunes 16 estará a tiempo para dirigir el debate sobre la crisis venezolana, que es de los más esperados en la reunión. El legítimo parlamento venezolano pidió en septiembre la inclusión en agenda, como tema de urgencia, el caso venezolano, el cual será debatido bajo el título “El papel de la UIM ante el colapso del orden constitucional y el desconocimiento de la Asamblea Nacional en Venezuela”.
El diputado Stalin González acompañará a Borges en esta nueva misión internacional.

A esta 137 Asamblea General asisten más de 1.550 delegados, 700 parlamentarios, 85 presidentes y 50 vicepresidentes de parlamentos de todo el mundo. Está previsto que el resultado del debate sea un acuerdo formal en apoyo a la Asamblea Nacional de Venezuela.
La visita incluye un encuentro con el Comité Ejecutivo de la UIM, a puertas cerradas, para tratar la situación de la separación de poderes en el país.
Además, la delegación se reunirá con el presidente de la UIM, Saber Chowdhury, de Bangladesh, quien ha seguido de cerca la situación del país y ha señalado en dos comunicados de prensa su respaldo a la Asamblea Nacional de Venezuela.

Asimismo, Julio Borges tendrá un derecho de palabra en el debate sobre la promoción del pluralismo ante la plenaria reservada para los presidentes de los diferentes parlamentos del mundo.

También está previsto que la delegación venezolana participe en la Reunión del Grupo Latinoamericano y del Caribe, que también tratará el tema de la grave crisis que afronta Venezuela.

Deja un comentario