La lucha por la supervivencia de un crítico literario venezolano

La carrera por la supervivencia de un crítico literario venezolano
Carlos Sandoval se ha dedicado al estudio y crítica de la literatura del país. Entre sus obras más importantes destaca la compilación de cuentos venezolanos. Foto/ Lucía Jiménez (El Nacional)

 

KIRK TEMPLE – NYTimes – 
(Extracto de un reportaje sobre la vida cotidiana en Venezuela)

De todos los compromisos que ha tenido que realizar durante la crisis económica de Venezuela, ninguno puede ser tan grande para Carlos Sandoval como los libros.

Un bibliófilo que se describe a sí mismo: “mi vida es la literatura”. Sandoval es uno de los principales críticos literarios de Venezuela y profesor en dos de las mejores universidades del país.

Sin embargo, ya no puede permitirse comprar libros.

“Es el peor sacrificio”, se lamentó.

***

La agitación económica ha puesto a las familias, pobres y acaudaladas por igual, en la intersección de algunas opciones muy difíciles, ha generado una cotidiana incertidumbre estresante y ha convertido las tareas más básicas en hazañas de resistencia.

“Algo tan simple como sacar dinero de un cajero bancario o comprar un café o tomar un taxi se ha convertido en una carrera para sobrevivir”, dijo Sandoval.

Algunos en Venezuela han comenzado a igualar las tribulaciones de la nación con las de un país en guerra. Pero el deterioro en cierto modo ha sido menos dramático y más insidioso.

***

La escasez de efectivo y la enorme cantidad de facturas que se devalúan rápidamente para comprar incluso los artículos más baratos, han acelerado la banca digital en Venezuela. Las transacciones que utilizan tarjetas de crédito y débito, o transferencias bancarias por Internet, son la norma, incluso en algunos mercados callejeros.

El trueque también se está volviendo más común. Sandoval dijo que una secretaria en la oficina de su universidad recientemente ofreció un intercambio de harina de maíz por jabón de baño.

Mientras que la mayoría de los taxis todavía exigen pago en efectivo, Sandoval dijo que a lo largo de los años había formado una red de taxistas que confiaban en él lo suficiente como para permitirle pagar en transferencias bancarias, lo que ayuda a garantizar que su transporte esté cubierto cuando salta de trabajo en trabajo, de cita en cita.

Ha tenido que construirse una vida muy ocupada para poder llegar a fin de mes: además de sus dos trabajos universitarios y un cargo en una editorial, ha tomado una serie de trabajos independientes, incluida la edición de una novela y la enseñanza de talleres de escritura.

Los venezolanos llaman a este tipo de trabajo secundario “matar un tigre”. Y Sandoval está matando tigres a diestra y siniestra. Sin embargo, no hay alivio.

“Con esta situación”, dijo, “todo se ha vuelto mucho más difícil”.

A pesar de todo el trabajo adicional que ha asumido, ha visto su poder adquisitivo caer hacia abajo. Hace una década, el cheque de su universidad habría cubierto los gastos de su hogar, comida e hipoteca, dejando suficiente para comprar algunos pantalones o un par de zapatos.

“Ahora, para comprar un par de zapatos, tengo que juntar dos cheques quincenales y espero que la bombilla no se rompa”, dijo.

Su esposa, que tiene la ciudadanía española y la venezolana, quiere mudarse a España, pero él se resiste. Teme que a pesar de todo, echaría de menos a Caracas.

“Moriría espiritualmente”, dijo.

“Esto tiene que cambiar en algún momento”, agregó, refiriéndose a la crisis. “No estoy seguro de cómo, pero tiene que cambiar”.

In a Venezuela Ravaged by Inflation, ‘a Race for Survival’.
Texto completo en The New York Times aquí.

Perfil académico de Carlos Sandoval

Carlos Sandoval (Caracas, 1964). Docente del Instituto de Investigaciones Literarias de la Universidad Central de Venezuela y de la Escuela de Letras de la Universidad Andrés Bello. Ha sido profesor invitado en la Universidad de Los Andes, la Universidad de Oriente, la Universidad Pedagógica Experimental Libertador de Maracay, la Universidad de Salamanca y la Universidad de Nápoles.

Compilador de El cuento fantástico venezolano en el siglo XIX (Monte Ávila) y De qué va el cuento (antología del relato venezolano 2000-2012) (Alfaguara). Autor de La variedad: el caos (Monte Ávila) y El círculo de Lovecraft (Lugar Común). Coordinador, junto con Beatriz González Stephan, de Fijar la patriaEduardo Blanco y el imaginario nacional (Bid & Co.). Ha sido merecedor del Premio Municipal de Investigación Literaria, el Concurso de Crónicas de la Revista Clímax y el Premio Bienal “Julián Padrón” en Novela Breve.

Entró en la escuela de Letras en 1986 y egresó en 1991. Se graduó Summa cum laude. Comenzó a dar clases en 1994. Su último curso fue dictado en 2008, ya que la Representación del Área de Letras del Postgrado y la Coordinación de la Maestría en Literatura Venezolana, así como otros cursos que suele impartir, lo mantienen ocupado. Suele acudir a la escuela cuando es invitado en alguna clase.

Perfil publicado por el diario El Nacional, de Caracas, el 20 de enero de 2017


 

Deja un comentario