La migración venezolana, según el ilustrador Alexander Almarza

www.ntn24.com – 

En un restaurant de Doral, en Miami, el joven artista ofrece, con una muestra de sus ilustraciones, su propia versión del proceso migratorio de los compatriotas que lo ha llevado a él mismo a aterrizar a esa ciudad

Los venezolanos están viviendo un proceso migratorio profundo, inédito para ese país otrora rico en recursos y posibilidades. Cifras no oficiales modestas hablan de más un millón 500 mil ciudadanos radicados en el exterior.

Muchos venezolanos están tratando de registrar desde sus espacios este fenómeno, una propuesta artística sobre este hecho está actualmente expuesta por el artista venezolano, Alexander Almarza, en “TiraDToos”, uno de los restaurantes más famosos del Doral, en la ciudad de Miami, en Florida. Las ilustraciones, que serán exhibidas durante los meses de octubre y noviembre de este año, retratan el arraigo del venezolano, su dolor al emigrar, algunas de las razones políticas y sociales para irse del país como la inseguridad y la pérdida de derechos humanos, destaca asimismo la iconografía de la emigración, como, por ejemplo, la referencia que hace a la emblemática obra en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, el más importante de Venezuela, del maestro Carlos Cruz Díez, el lienzo es el piso del aeropuerto, una foto obligada de quienes dejan el país en busca de mejor calidad de vida.

Así el artista presenta la obra “Vacío” en la que se percibe un emigrante venezolano, maleta en mano, en cuya sombra se una imagen que remite a sentimientos de pérdidas. Otra pieza de la serie llamada “Luz y Color” muestra a Carlos Cruz Diez y su sombra agrandada hecha en base a su obra en Maiquetía, como señalamos, un verdadero ícono para quienes han emigrado. Una tercera apuesta es la imagen de la bandera que se va a pedazos, el listón amarillo, azul y rojo simbólicamente abandonando su nicho, el asta.

Una de las obras que trata la inseguridad, la muerte, la violación de derechos humanos es “Sobreviviente”, una montaña de calaveras forzosamente escalada por quienes han podido “salvarse” de la debacle.

El que se ha ido no olvida y el que se queda sigue padeciendo la desidia, la ignominia. La obra es un grito elevado al respeto a la vida y a la búsqueda de la esperanza… esperanza también es la obra titulada “El regreso”, una joven que ondea el tricolor venezolano, montada sobre el símbolo de la paz, que sonríe en el camino que todo emigrante quiere recorrer: el de regreso a casa. Esta última pieza fue elaborada por Alex Almarza para un proyecto en el que participaron 12 talentos venezolanos en un proyecto del Centro de Justicia y Paz (Cepaz), organización que trabaja por los valores democráticos, los DDHH y la cultura de paz en Venezuela.

El artista encontró la inspiración de las obras de esta exhibición en su propia experiencia, pero sabe que se trata de algo vivido por muchas personas en el mundo, no solo los venezolanos. “Soy emigrante y nunca quise serlo, en el año 2016 fui invitado a participar en una colectiva de artistas que eran representados por un bufete de abogados especializados en migración y decidí que debía contar lo que estamos viviendo cientos de miles de venezolanos al vernos forzados a dejar nuestra tierra”, apunta.

“Las obras forman parte de mi experiencia personal, que creo es a la vez una experiencia de muchos, de sociedades enteras, aunque las obras tengan referencias directas a la idiosincrasia y el proceso venezolano el tema es universal, el desarraigo, el dolor, y también el aprendizaje, el crecimiento y la esperanza, todo lo que implica comenzar de nuevo”, dice Almarza sobre la exposición.

Publicado por www.ntn24.com

 

Deja un comentario