La obra maestra del policial “noir”

La obra maestra del policial
MARIO SZICHMAN –
The Red Right Hand, de Joel Townsley Rogers, es, en opinión de varios críticos, la mejor novela policial que se haya escrito en Estados Unidos

 

Prefiero las novelas hard–boiled de Jim Thompson, Newton Thornburg, o Charles Willeford. Han dejado de entusiasmarme Dashiell Hammett y Raymond Chandler, aunque Cosecha Roja, de Hammett, y The Long Goodbye, de Chandler, tienen excelentes momentos.
Sin embargo, la narrativa de Joel Townsley Rogers ocupa un lugar muy especial porque ha logrado combinar el suspenso con la novela de horror, los mitos infantiles, y el acertijo. No hay muchas novelas donde el nombre del asesino aparece en el título.

La obra maestra del policial "noir"
Joel Townsley Rogers

Rogers (1896–1984) escribió durante casi sesenta años relatos policiales, de ciencia ficción y de aventuras aéreas para los pulps, esas revistas y novelas impresas en un papel muy barato, fabricado con una mezcla de fibras de celulosa. A poco de andar, ese papel se ponía amarillo y su contextura era como la quebradiza corteza del pan. Los textos remedaban la tragedia de todo ser humano: eran polvo al principio y, al final, al polvo retornaban.
Pero el pulp adquirió también una nobleza especial. Algunas novelas que comenzaron en ediciones baratas terminaron en una segunda publicación, más cuidada, varias como sucedáneas de tragedias griegas. Posteriormente, en ediciones más caras, se convirtieron en clásicos.

Eso ocurrió con The Red Right Hand. Tengo varias copias de esa narración, desde la edición que se desmenuza hasta una muy buena impresa por la Universidad de California en su colección The Mystery Library (1978). Allí aparece una entrevista al autor, ensayos sobre su obra y reproducción de ilustraciones hechas para la portada del relato The Red Right Hand publicado por primera vez en la revista New Detective, en marzo de 1945.
Rogers amplió el texto hasta convertirlo en una novela. Meses más tarde fue publicada por Simon and Schuster en su colección Inner Sanctum. La novela, con el título Jeu de Massacre, ganó en 1951 en Francia El Gran Premio de Literatura Policial.

La mayoría de las veces, los críticos franceses tienen más aciertos que los norteamericanos. Jim Thompson era un nombre reverenciado en Francia mucho antes que hiciera su gran comeback en Estados Unidos.

Podría traducirse The Red Right Hand como La diestra roja. Hay en la novela una mano –la diestra– que es seccionada del cadáver de una persona asesinada. En inglés, el adjetivo diestra o diestro, es dexter. Y Dexter es el apellido del asesino. Por otra parte, cuando se reacomoda el apellido de Inis St. Erme, el presunto asesinado, la palabra resultante es sinister. Siniestro, además de su significado más conocido, es lo opuesto a diestro, o dexter.

La obra maestra del policial "noir"MALABARISMO VERBAL
Rogers juega con las palabras, con infinitas coincidencias, con el doble, con el trasvasamiento de los cuerpos, con impostores y disfraces. Su prosa es tan radiante como un cuento infantil. Recuerda esos módulos donde se entrenan comandos norteamericanos, las llamadas “casas para asesinar”. Esos módulos pueden transformarse en salones de conferencias, baños, o inclusive salones de fiestas.

Tal vez Rogers, un modernista avant la lettre, nunca le prestó excesiva importancia a su original forma de narrar, aunque la reiteró en otras novelas como The Stopped Clock o Lady with the Dice. En todos los casos, es como si los protagonistas transitaran por efímeros decorados, o fuesen actores principales en una persistente pesadilla. Voces o ideas se encargan de determinar el formato o la función del siempre cambiante objeto.
Como poderoso trasfondo, emergen los infantiles cuentos de terror.
Elinor Darrie, la heroína del relato, es una virgen, “educada para tener miedo a los hombres”, y obligada a sufrir un rito de pasaje. Un día, un hombre al que recién acaba de conocer le propone matrimonio.

En su viaje a Connecticut, donde van a casarse ante un juez de paz, los novios recogen en su automóvil a un vagabundo. Llega el anochecer, y comienza la pesadilla. Mientras buscan un lugar junto a una laguna para comer algunas viandas –la acequia tiene el nombre de Dead Bridegroom´s Pond, o laguna de la novia muerta– se registra una escena en que el vagabundo parece asesinar al novio, y luego arremete contra Elinor. La dama consigue ocultarse y huir del lugar.

Finalmente, la mujer es encontrada al borde de un camino secundario por un cirujano llamado Henry N. Riddle, quien la traslada en su automóvil a la vivienda de un psiquiátra, Adam Mac Comerou, autor de un manual donde se analizan casos de homicidas famosos. (Uno de los casos reseñados por el psiquiátra es el de un homicida –su sobrino– que terminará asesinándolo).

Elinor no consuma la boda, y por lo tanto, elude la suerte de las heroínas de Barba Azul. Repite, en cambio, el mito de La Bella Durmiente. Durante el transcurso de la novela, duerme en un sofá, mientras el doctor Riddle, su potencial príncipe azul, se arma de coraje e intenta capturar al aparente asesino de su prometido, Inis St. Erme.

Es difícil hallar otro relato en que el crítico necesite usar con tanta insistencia palabras como aparente, supuesto, figurado, o pretendido. El relato es contado desde el punto de vista de Riddle (que en inglés, significa acertijo). Rogers añade nuevos elementos al suspenso. El cirujano muestra analogías con el escurridizo asesino, al punto de hacer sospechar al lector que se halla ante una versión moderna de Dr. Jekyll and Mr. Hyde.
Rogers fundió en su texto dos subgéneros del mystery, el acertijo presente en Agatha Christie, en Margery Allingham o en Dorothy L. Sayers, con el pánico presente en muchos cultores del policial noir.

Las novelas de las damas del crimen británico siempre terminan reafirmando la solidez de las instituciones, el triunfo del bien. En cambio, el narrador y protagonista de The Red Right Hand es tan ambiguo como el resto de los personajes. Además, no está sentado en un sofá, intentando anudar las claves del misterio. Parece transitar siempre arenas movedizas, en tanto el potencial asesino acecha a sus espaldas.

El producto de Rogers es un trabajo de orfebrería. Si ya el título anuncia el nombre del asesino, en el primer párrafo de la novela se muestran los elementos que conducirán hacia su desenlace. “Existe algo muy importante en el oscuro misterio de esta noche”, comienza la narración, “y consiste en averiguar cómo ese hombre feo, pequeño, con su cabellera cobriza, y sus ojos de tonalidad roja, con su desgarrada oreja, sus afilados dientes, sus retorcidas piernas y su truncada estatura… pudo haberse desvanecido de manera tan completa de la faz de la tierra, luego de asesinar a Inis St. Erme… Y además, ¿qué es lo que hizo con la diestra de St. Erme?”.

La obra maestra del policial "noir"EL ACERTIJO
Un crítico se quejó en The San Francisco Chronicle que en The Stopped Clock, otra novela de Rogers, “hay tantas coincidencias en el relato, que el lector empieza a mostrar serias dudas”. La misma queja puede formularse con The Red Right Hand. El factor a esclarecer es si Rogers usó la coincidencia por incapacidad narrativa, o porque quiso demoler el género del mystery.

La coincidencia está vedada tanto en la novela policial como en buena parte de la narrativa tradicional. Todavía hoy no le perdonan a William Faulkner que en su espléndido relato Wild Palms, el protagonista de una de sus historias encuentre de manera milagrosa una billetera repleta de dinero que le salva la vida y le permite continuar el romance con una mujer de amarillentos ojos que le arruina la existencia.

La sospecha más plausible es que The Red Right Hand, es una lúcida parodia del género y de sus convenciones. Inis St. Erme, el novio de Elinor, no ha sido asesinado por ese “hombre feo, pequeño, con su cabellera cobriza, y sus ojos de tonalidad roja”. En realidad, el presunto Inis St. Erme es el asesino del pobre vagabundo que recogió en su automóvil.

Tampoco se llama Inis St. Erme (transmutado en Sinister Me), sino Dexter, el dueño de un garaje. Su propósito es robar el dinero de su novia, Elinor. En camino hacia Connecticut, aunque con el declarado propósito de buscar un juez de paz y casarse, su real intención es asesinarla y abandonar su cadáver en algún remoto bosque.

La travesía para Dexter, el asesino, comienza en su garaje de Nueva York. La odisea para el cirujano Harry Riddle comienza en Vermont, donde ha fracasado en su intento de salvar la vida de un paciente, y debería concluir en Nueva York. Pues viaja en un automóvil prestado por los deudos del fallecido paciente y el cual ha sido rentado en el garaje de Dexter. El asesino y el hombre que terminará por revelar su identidad tropiezan a mitad de camino, en Connecticut. Y el doctor Riddle y Elinor, aunque nunca antes se habían visto en su vida, viven apenas a una cuadra de distancia, uno de otro, en el centro de Nueva York.

La obra maestra del policial "noir"Si no fueran suficientes esas coincidencias, tanto Riddle como el vagabundo asesinado por Dexter cuando se había transmutado en Inis St. Erme, tienen cabello cobrizo, y una oreja desgarrada. El vagabundo ha perdido el lóbulo izquierdo de su oreja. El doctor Riddle ha lastimado su oreja izquierda mientras intentaba reparar su automóvil. El sombrero que lucía el vagabundo cuando Inis St. Erme lo invitó a subir a su automóvil, había sido previamente propiedad de Riddle, quien lo había arrojado a un recipiente de basura en Nueva York.

Los buenos narradores suelen valerse de casualidades para apuntalar sus personajes, establecer conexiones. Es obvio que Riddle podría ser el doctor Jekyll. Pero ¿cuál es su Míster Hyde? Ese “hombre feo, pequeño, con su cabellera cobriza”, no es el asesino, sino la víctima del asesino.

Anthony Boucher, un muy buen novelista y crítico, dijo de una de las novelas de Rogers: “Es dos veces más dilatada que una novela de suspenso promedio, cinco veces tan intrincada, y diez veces tan apasionante”. Lo mismo puede aplicarse a The Red Right Hand.

Otro de los protocolos del género es que apenas se descubre al asesino, es necesario poner fin a la narración. Pues Rogers descartó esa convención, y dedicó las últimas cuarenta páginas de la novela a explicar cómo Riddle descubrió al asesino, usando la misma lógica y el mismo suspenso dedicados al resto del relato, sin que ni por un momento disminuya la tensión.

Tal vez la magia final de The Red Right Hand es la manera en que la abundancia de coincidencias reacomoda las expectativas del género. Es muy difícil encontrar otra novela donde el lector se sienta tan tentado de consultar directamente al autor acerca de las reiteradas transgresiones que ha cometido en su narración de la historia. Pero Rogers no defraudó al lector, solo le mostró alternativas viables hacia un final plausible. Y además, en una atmósfera de terror genuino, con un lenguaje preciso, escenarios surreales, y una poderosa carga mítica. Tal vez la lógica de The Red Right Hand no resulte convencional, pero el producto es una obra de arte.

Mario Szichman, periodista y escritor argentino. Escribe desde Nueva York.
https://marioszichman.blogspot.com.es
@mszichman

 

Deja un comentario