Las esculturas electrocinéticas de Elías Crespin

La Casa de América Latina a menudo ofrece momentos donde el arte encuentra su libertad, su ligereza, su profundidad, su hermoso compartir. Este es el caso de Elías Crespin, artista venezolano que vive en Francia desde hace mucho tiempo. Es un verdadero “encantador de serpientes” por sus instalaciones a la vez cinéticas y poéticas que parecen flotar en el espacio. Eso es lo que ha dicho el diario parisino Le Fígaro.

Convertido en famoso por sus móviles cinéticos programados, el venezolano Elías Crespin, en su exposición Slow Motion en la Casa de América Latina, ha reunido una excepcional colección de obras realizadas entre 2010 y 2016. El artista, que se encuentra entre uno de los mejores herederos del constructivismo y el arte cinético, se ha impuesto en la escena artística internacional por la ingeniosa belleza de sus creaciones. Eso es lo que dice la comisaria de la exposición.

La exposición estará abierta hasta el 6 de mayo.

Slider

 

Elías Crespin nació en Caracas en 1965 y vive en Paris desde 2008. Tiene su taller en Ivry-sur-Seine. Este año ha expuesto en Zona MACO (México) y en ARCO (Madrid). Una de sus esculturas electrocinéticas se exhibió en Caracas en abril del año pasado en la galería Espacio Monitor del Centro de Arte Los Galpones, como parte de la muestra Visión constructiva.

Sus obras han sido expuestas en varias instituciones internacionales como la XIII Bienal de Cuenca 2016, la Bienal de Busan Corea en 2014, en el Museum of Fine Arts Houston, el Grand Palais de París, el Espace Culturel Louis Vuitton de París y en la Fondation Boghossian y la Verrière Hermès de Bruselas. Sus esculturas están presentes en las colecciones permanentes de importantes instituciones como The Museum of Fine Arts de Houston, el Museo del Barrio de Nueva York, el Museo de Arte Latino Americano de Buenos Aires y el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.

Juicio de Domitille d’Orgeval-Azzi, comisaria de la exposición en París

Las esculturas electrocinéticas de Elías CrespinSus estructuras geométricas, que juegan a la repetición de formas básicas (triángulos, cuadrados, círculos, líneas), cobran vida en el espacio a una velocidad de secuencias determinadas mediante algoritmos matemáticos. Este trabajo de programación es la culminación de dos años de investigación de Elías Crespin, que en su primera vida ha sido ingeniero. En el origen de su obra, se encuentra también el tiempo de permanencia en el taller de su abuela, el artista Gego, cuyo material predilecto eran las barras de metal. En Caracas, el joven Elías Crespin también se reunió con las principales figuras del cinetismo, como Alejandro Otero y Jesús Soto, cuyo descubrimiento de los cubos virtuales le sugirió ponerlos en movimiento.

Los móviles de Elías Crespin, suspendidos en el aire por hilos invisibles, presentan configuraciones espaciales que sorprenden constantemente al espectador. Este arte programado, que no muestra ninguna linealidad mecánica, favorece la lentitud en lugar de la velocidad. El artista no deja de sorprender, ya que las formas se defractan, se dilatan, se amplían, se dispersan, pasando del orden al caos, de lo simple a lo complejo.

En la realización de la obra, Elías Crespin explota con sutileza las propiedades estéticas de los materiales: La luminosidad transparente o coloreada del plexiglás, la finura gráfica del metal, el juego de contrastes entre el cobre y el latón … El artista también sabe despertar fascinación cuando se despliega a gran escala, como en la Casa de América Latina, donde existen en varias instalaciones móviles: sus movimientos, bien orquestados, dan lugar a una coreografía aérea que no se puede anticipar, dado el juego de infinitas combinaciones.
Las obras de Elías Crespin, al establecer un diálogo con el espectador que transcurre a lo largo del tiempo, contribuyen a la expansión de nuestra percepción del espacio y el tiempo. Negándose a la inmediatez, muestran que nuestra conciencia de las cosas no se resume en la temporalidad sino más bien a través de la experiencia que nos imprime.

Deja un comentario