El “legado de Chávez” en Madrid, entre eucaristías y amenazas

Video/ALFONZO IANNUCCI –

La entrada al Centro de la Diversidad Cultural, en la calle de Hermosilla 58 en Madrid, estaba custodiada anoche por dos señorones de alta talla y notorio acento cubano, que no dejaban pasar sino a los expresamente invitados.

A las puertas del local se arremolinaba un grupo de opositores al gobierno de Maduro que había acudido al lugar para denunciar lo que consideran el verdadero “legado” de Hugo Chávez, a quien le estaban rindiendo un homenaje en ocasión del cuarto aniversario de su deceso: miseria, pobreza, corrupción, delincuencia, persecución política y violaciones a los derechos humanos, fueron las voces que más se repitieron. Los partidos políticos venezolanos VP, AD, PJ, Causa R y las asociaciones civiles Aseved, Ayuda Venezuela y Venezuela Unida, habían convocado la protesta 48 horas antes. Manuel Rodríguez, dirigente de la Causa R y organizador del acto, leyó un comunicado.

Dentro del local estaban el embajador de Cuba, Eugenio Martínez; el de Siria, Milad Atieh; diplomáticos de Bolivia, El Salvador, Nicaragua e Irán. También asistieron representantes de partidos políticos y de organizaciones de apoyo al gobierno de Maduro en España (Izquierda Unida, Alternativa Sindical de Trabajadores, Ateneo Republicano de Carabanchel, Foro de Abogados de Izquierda, Trabajadores del Sindicato del Metro, Colectivo Playa Girón, Colectivo Simón Bolívar…). Extrañamente no se mencionó a ningún dirigente o militante de Podemos entre los concurrentes.

Legado de Chávez
El embajador Mario Isea condujo el acto en honor a Chávez.

En la apertura del acto, el embajador Mario Isea exclamó que “Chávez se dejó la piel por los pobres”, una muletilla muy socorrida en España, ante cualquier situación: Messi se dejó la piel por el Barsa, estoy dispuesto a dejarme la piel por esa chica…

El acto fue organizado por la embajada de Venezuela, con el apoyo de la agregaduría de Defensa y el Consulado en Madrid.

Tres presbíteros, que a la vez ostentan el grado de capitán en el ejército venezolano, ofrecieron una eucaristía. Uno de ellos, el capitán de fragata pbro. Juan Sánchez Denis, hizo una confesión pública: “Esto no debería decirlo pero yo jamás sentí la necesidad de ir a votar; la primera vez en la vida que voté fue por Hugo Rafael Chávez Frías, porque fue la primera vez que oí cosas que tenían mucho que ver con la doctrina de la iglesia; lo que decía era muy razonable porque se parece en el fondo al mensaje de Cristo”. Cuando se dio cuenta de que estaba nadando demasiado lejos, frenó: “Ojo, nadie puede ser como Cristo”.

Al final del acto fue proyectada la cinta “Mi amigo Hugo”, del cineasta norteamericano Oliver Stone.

Mientras tanto…

La Policía Nacional vigilaba las afueras, circunspecta. Cuando los manifestantes consideraron que habían cumplido su ruidosa tarea y se retiraban en calma, un funcionario de la embajada bajó de un coche con matrícula diplomática y trató de agredir a los presentes bajo la amenaza de “darle unos golpes”. Al percatarse de que eran numerosos los amenazados y de que estaba siendo grabado, optó por marcharse, con el legado entre las piernas…

Deja un comentario