Natalie Rocha Capiello: una aventura que es también la nuestra

CARMELO CHILLIDA –

La artista venezolana, residenciada en España desde 2003, expuso una muestra retrospectiva en la Casa Museo de Venezuela en Huelva

Una mujer toma un lienzo, le pasa una brocha gorda con tinta china y deja que las gotas sigan su curso en una línea azarosa que va figurando cortezas. Una mujer toma varios retazos de telas deshilachadas, una aguja y un hilo, y empieza a zurcirlas en una sola pieza, que va creciendo, expandiéndose. Una mujer toma un espejo, un papel y un pincel, y comienza a trazar garabatos en espiral, de donde luego emergerá un rostro. Cada vez el proceso es distinto, no se repite nunca igual, sigue su propio impulso de principio a fin.

Esta forma de trabajo revela, por una parte, una confianza ciega en ese impulso inicial, primordial, intuitivo, emocional, no racional. Y por otra, una profunda necesidad de expresión, que echa mano de lo que tiene más cerca para cumplir su designio; de allí la asombrosa diversidad de técnicas empleadas.

No parece existir la pretensión de hacer una “obra de arte”, sino la humilde –y exigente- labor de mostrar lo más sencillo, lo más inmediato, lo más cotidiano, en una dimensión que lo revela en todo su misterio, que muestra lo extraordinario en lo aparentemente ordinario e insignificante. Y con la conciencia de que esa realidad inmediata, minúscula, puede contener todo un mundo. O como decía William Blake: “En un grano de arena cabe el universo entero”.

Autoretratos - Natalie Rocha Capiello
Autoretratos – Natalie Rocha Capiello

En ese trabajo el interés predominante está en el arte como experiencia vivida, más que en la obra “acabada”. El acento está en el mismo proceso de creación, en la aventura del trayecto, más que en el lugar de llegada. Y este proceso tiene lugar, primeramente, en la propia artista, pero también, de otra manera, en el espectador de la obra expuesta, que recrea, cada uno a su manera, esa aventura. Una doble aventura, pues: la que lleva a la obra, y la que la obra despierta, como estremecimiento, en quien la contempla con la debida atención y apertura interior.

Desde su propio título, Entretelas, esta exposición nos habla de los espacios ocultos donde ocurren constantemente las revelaciones y transformaciones que van configurando nuestra existencia más honda, menos superficial. Y también, Entretelas nos habla del ámbito de la intimidad donde se cumple este proceso invisible a los ojos –que en estas obras se torna visible-; en este caso, una intimidad marcada notablemente por la fuerza, sutil pero invencible, de lo femenino. No por el hecho de ser la obra de una mujer –que lo es-, sino por el hecho de brotar desde el ánima, el lado femenino del alma humana, tan esencial para toda transformación profunda.

Mujeres - Natalie Rocha Capiello
Mujeres – Natalie Rocha Capiello

En esta exposición, de carácter retrospectivo (2003-2016), es notable el predominio de obras de pequeño formato, de naturaleza fragmentaria, que sin embargo se van articulando explícita o implícitamente en una obra de alcance mayor, mediante el silencioso diálogo que se establece entre ellas.

El visitante se encuentra con la serie Cortezas, constituida por fotografías intervenidas, dibujos y pinturas, hechos a partir de la contemplación minuciosa del paisaje natural y, sobre todo, las formas sinuosas de los árboles.

En De la naturaleza al taller, están los materiales de trabajo de la artista, donde conviven elementos de la naturaleza –troncos, raíces, hojas secas, conchas de mar- con papeles, lápices, esbozos, dibujos que son como anotaciones en un diario de viaje.

En Bordando el tiempo, hay un tapiz de tres metros, “Mortaja”, así como varias series de telas y bordados, como “Suturas”, “Recetario: del amor y el erotismo”, y una instalación, “Manantial”. Este “bordar el tiempo” nos permite entrever también un elemento narrativo presente en las obras, que parecen contar –quizás de manera más evidente- la historia personal de la artista.

Y finalmente, el visitante arriba a la impactante serie Autorretratos: pinturas, acrílicos y dibujos realizados con la mano izquierda en una sola línea que se prolonga hasta dejar plasmada una imagen completa.

Encontramos, además, poemas y reflexiones que intentan acompañar al espectador, quizás como secreto hilo de Ariadna en su recorrido por este particular laberinto visual.

Estas Entretelas, de Natalie Rocha Capiello, están guiadas siempre, y ante todo, por una honda búsqueda de autenticidad. Conjugan una memoria ancestral y una sensibilidad contemporánea. Con su amplia variedad técnica y confianza en lo intuitivo, exploran lo cotidiano y logran la alquimia de dotar de sentido al sinsentido.

Arte rico en su pobreza, que no se queda en lo meramente “artístico”, que salta de las paredes hasta nosotros y se nos mete dentro, que trae la vida de vuelta a la vida, a nuestra vida.

[useful_banner_manager banners=4 count=1]

Deja un comentario