Un país en pena – Editorial del diario The Guardian

Un país en pena - The Guardian
Protestas contra Maduro en Caracas. Foto: Christian Veron/Reuters

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha fallado en su país. Escogido por Hugo Chávez como sucesor justo antes de su muerte en 2013, el presidente Maduro ha sido un líder incompetente en tiempos difíciles. No ha logrado hacer frente a la crisis económica desencadenada cuando la caída en el precio del petróleo expuso las debilidades del chavismo, el ambicioso experimento de su predecesor en la mitigación de la pobreza y la propiedad social. Ahora, en lo que fue el país más rico de América del Sur, más de cuatro hogares de cada cinco están en la pobreza, dos veces por encima del nivel de cuando llegó al poder. Los bebés y los niños mueren por falta de acceso a medicamentos comunes. El asesinato y el secuestro son abundantes. La inflación está por encima del 800%. La economía se está contrayendo fuertemente. La democracia misma se está erosionando a medida que el presidente defiende su vacilante dominio del poder. Semanas de protestas han sido enfrentadas por la violencia estatal, los vigilantes semi-oficiales y, cada vez más, el contraataque de algunos grupos de la oposición. Hay un estancamiento miserable; y existe un verdadero temor de que la violencia pueda llegar pronto a descontrolarse.

Al igual que muchos de sus vecinos, los demócratas de Venezuela tienen que superar una turbulenta historia de gobiernos de élites con poca preocupación por sacar a la gente de la pobreza o del crecimiento económico compartido. Durante más de una década, Chávez parecía ofrecer un prospecto mejor: vivienda decente, salarios adecuados y un futuro más justo. Pero después de su muerte prematura, la caída de los precios del petróleo puso al descubierto las viejas divisiones. Sus detractores apuntan a una mezcla de corrupción y su fracaso al establecer un fondo de riqueza de estilo noruego para invertir parte de los ingresos petroleros que se aproximaban a 1 billón de dólares, como causas de la crisis. Sus defensores acusan a la antigua élite gobernante ya sus partidarios de sabotear la revolución.

Pero en los últimos días, hay una sensación de que se ha cruzado un puente. Por primera vez, los manifestantes han incluido a personas de las zonas más pobres de Caracas, las personas que estaban en el corazón del proyecto Chavismo. El señor Maduro está hablando de reanudar las conversaciones con la oposición, negociadas por el Vaticano. Pero hay un profundo cinismo sobre estas propuestas. La oposición sospecha de que está jugando con el tiempo, y recuerda amargamente que la última vez que confiaron en la participación del Vaticano, las conversaciones pronto cayeron ante la obstinación del presidente.

Venezuela está en gran peligro. Este stand-off sólo puede resolverse si ambas partes toman algunas decisiones grandes y difíciles. La oposición debe aceptar que las protestas por si mismas no obligarán al gobierno de Maduro a dejar el poder, y que la creciente violencia de su parte corre el riesgo de justificar el uso de la fuerza por parte del gobierno. En cambio, debe, en palabras de un observador cercano, encontrar una mejor manera de aumentar su influencia. Eso significa unirse en torno a objetivos concretos, como un calendario para las elecciones locales y de gobernadores. Significa unirse detrás de un solo líder, un candidato presidencial putativo en el que confían todas las facciones – una orden difícil cuando un líder preeminente, Leopoldo López, está en prisión y otro, Henrique Capriles, ha sido inhabilitado políticamente por el gobierno. Deben reconocer que el chavismo todavía tiene un asidero real en los corazones de muchos venezolanos y cualquier arreglo futuro debe dejar espacio para ellos; no puede haber ejercicios de venganza como se ha visto con demasiada frecuencia en otros países sudamericanos.

Respeto notorio por la constitucionalidad de la oposición. Por otro lado, un auténtico compromiso de negociación. Llevar al presidente ya sus aliados a hablar puede tomar sanciones personales. Esas tendrían que ser impuestas por un grupo multilateral de naciones. Cualquier acción directa de Estados Unidos solo juega directamente en la narrativa de Maduro de la intervención estadounidense. La comunidad internacional podría hacer que las elecciones presidenciales previstas para finales del próximo año sean la meta del acuerdo y el estatus de paria internacional el castigo por no alcanzarlo. Estas son ambiciones inmensamente desafiantes; ni siquiera hay obvios mediadores de confianza. Pero la alternativa es un país disfuncional que no trae más que inseguridad y sufrimiento a sus ciudadanos. Y eso nunca termina bien.

Publicado por el diario británico The Guardian (en Inglés)

Deja un comentario