DIARIO EL PAÍS –

Latinoamérica se ha convertido en la mayor fuente de solicitantes de asilo en España. De las 13.730 peticiones recibidas el primer semestre de 2017, más de la mitad (unas 7.600) fueron presentadas por ciudadanos de aquella región, según Eurostat.

Reclaman protección internacional porque se consideran perseguidos o huyen de un conflicto. Esta cifra se ha cuadruplicado en comparación con los primeros seis meses de 2016.

Como hace un año, los venezolanos representan el grupo más numeroso, con 5.015 demandas. Les siguen colombianos, salvadoreños y hondureños.

Peticiones de asilo se cuadruplican - España no responde

“Los venezolanos que salen de su país no necesariamente solicitan asilo”, matiza William Spindler, portavoz de Acnur en Ginebra. “Los que lo hacen solo representan una porción, ya que en muchos países latinoamericanos pueden entrar sin visado aunque su situación sea merecedora de recibir protección”.

La burocracia va más lenta que los solicitantes. A junio de 2017, en España había 28.250 solicitudes de asilo pendientes de resolución, según Eurostat. Aunque la tasa de admisión haya aumentado respecto a los años anteriores (impulsada las aceptaciones de sirios), la congestión provoca que los plazos de espera para que el solicitante obtenga una respuesta (positiva o negativa) se dilaten. Un ejemplo simple y esclarecedor: pese a la avalancha de solicitudes de venezolanos en 2016, España solo decidió sobre cuatro peticiones. Aceptó las cuatro.

Venezuela ya fue el país que hizo más peticiones el año pasado en paralelo al creciente deterioro de la situación social, política y económica del país. En 2016, les siguieron los sirios. A junio de 2017, las demandas de protección internacional de los que huyen de Venezuela ya eran más que todas las registradas en 2016, cuando presentaron unas 4.200. Una economía asfixiada y el aislamiento internacional complican aún más la situación de una población que lleva meses con dificultades para acceder a los recursos más básicos, como medicinas y alimentos, y cuya diáspora ya es un hecho consolidado.

El año pasado, 34.000 venezolanos salieron del país en busca de protección internacional en el extranjero, según Acnur; en el primer semestre de 2017 las solicitudes de asilo ya alcanzaban las 32.000 en todo el mundo. Estados Unidos ha sido el principal país receptor de peticiones de refugio por parte de venezolanos hasta junio de 2017, con más de 15.000 demandas. Según datos facilitados por el organismo multilateral, le siguen Brasil (8.000), España (5.000), México (1.400), Costa Rica (1.300) y Perú (900).

Reportaje completo en el diario El País, España

 

Deja un comentario