Promesa de pago de pensiones en el exterior: Ilusión riesgosa

Promesa de pago de pensiones en el exterior: Ilusión riesgosa

 

VÍCTOR SUÁREZ –

Durante 56 meses de mandato presidencial, Nicolás Maduro ha hecho miles de promesas, muchas de ellas incumplidas u olvidadas. La última, en la emisión del programa “Salvados” el domingo 19/11/17 en la cadena televisiva española La Sexta, alentó y a la vez apesadumbró aún más a miles de jubilados y pensionados venezolanos que viven en el exterior, a quienes el gobierno ha dejado de pagarles las prestaciones a que tienen derecho desde hace 26 meses, casi la mitad del tiempo en que Maduro se ha mantenido en el poder.


Ante una pregunta, muy precisa, de Jordi Évole, conductor del programa, Maduro señaló que la falta de pago se debe a “una bajada abrupta y dramática de los ingresos en divisas del país”, debido a lo cual su gobierno ha debido “reconfigurar el presupuesto de gastos en el exterior”.

“Seguramente esas pensiones, que tienen que ser pagadas en moneda internacional, van a ser resueltas en diciembre… Me estoy comprometiendo (a pagarlas), como siempre me comprometo en estos asuntos”, dijo Maduro, muy serio y resuelto.

PALABRA EMPEÑADA

-Si se trata de una jugada tipo 28 de diciembre (Día de los Inocentes adelantado), Maduro quedará ante el mundo como una persona que no cumple su palabra, y sería una situación bastante deshonrosa para él como presidente, reacciona en Madrid Pedro Ontiveros, presidente de la Federación de asociaciones de pensionados y jubilados venezolanos en España (Fapejuves).

Unos doce mil jubilados y pensionados han dejado a Venezuela. Quienes migraron primero resultaron beneficiados de convenios bilaterales firmados con varios países de América y Europa, según los cuales los de una nacionalidad podrían cobrar sus pensiones en otro país. Esos convenios han sido ratificados por el gobierno venezolano. Quienes han migrado en los últimos tres años han quedado al margen, sin más explicación.

En España se concentra la mayor cantidad de jubilados y pensionados venezolanos o con doble nacionalidad. Se calcula en unos 7 mil los residentes en la península ibérica más Canarias.

La caída de los precios del petróleo, que para el momento en que el gobierno venezolano entró en default con sus pensionados estaba a 36 dólares por barril, fue el justificante de la cesación de pagos. Cuando Maduro el domingo declaró con cierta solemnidad que volvería a pagar, el precio del crudo había sobrepasado los 60 dólares por barril.

-Estamos abiertos a cualquier arreglo, siempre y cuando se reconozca la deuda, expresa Ontiveros, profesor jubilado de la Universidad de Carabobo, con más de diez años de residencia en España.

-Queremos que se comience a pagar. La deuda existe. Son 26 meses sin cobrar. Esa deuda se puede negociar en cómo y en cuánto tiempo se va a pagar, pero no podemos renunciar a ella por cuanto es un derecho, no una dádiva. Lo que estamos solicitando en este momento es que se regularice el pago de las pensiones.

Los pensionados la están pasando muy mal. Sin recursos, sin posibilidad de que sus familiares les auxilien desde Venezuela (“Están para que les ayudemos, más bien”). En la medida que se extiende el impago, los pensionados han tratado de trasladar sus carencias al Estado español y a algunas comunidades autónomas, muchas veces sin éxito. El problema se agudiza y se eterniza. Muchos ya no viven para contarlo.

-Esperamos que ese compromiso del presidente Maduro sea una palabra que se cumpla, pues estamos en una situación muy difícil, reclama Ontiveros. “(Su pronunciamiento público) prácticamente es un compromiso de Estado, puesto que es un presidente de una república que está diciendo que va a pagar en el mes de diciembre la deuda que tiene contraída durante 26 meses sobre la base de un dólar que en el caso de nosotros (los pensionados), como sucede con la importación de medicinas y alimentos, está establecido en diez bolívares por dólar”.

ACERTIJOS

La prestación a los pensionados del Seguro Social venezolano (IVSS) es igual al salario mínimo vigente en el país, que tras múltiples aumentos fue elevado el 1 de noviembre de 2017 hasta 177.507 bolívares, sin incluir el llamado CestaTicket.

Es aquí entonces donde la gata se monta en la batea. ¿A qué tasa calcular la deuda con los pensionados? Maduro no ofreció ningún detalle sobre cómo resolver el tema.

1.- De pagar el gobierno las pensiones a la tasa de Bs 10 por dólar, como establece el convenio cambiario vigente, la mensualidad de noviembre se elevaría a 17.750 dólares. Una barbaridad.

2.- De pagar el gobierno a dólar libre (reconociendo entonces al dólar negro que tanto dice combatir), a cada pensionista le corresponderían al día de hoy 2,18 dólares por el mes en curso (1,86 euros). Otra barbaridad.

3.- Si pagase según la última cotización del Dicom (Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado, vigente hasta mediados de año, cuando el gobierno estableció una cesta de monedas que incluía rublos, rupias y arandelas), los pensionistas recibirían 32,83 dólares en el mes (27,98 euros), apenas 9 dólares más que el mínimo en Cuba.

Tales opciones se encuentran fuera de la realidad. Maduro habló de que estaba tratando el problema con “el ministerio que se encarga de esos asuntos”. ¿Cuál es ese? La deuda corresponde al IVSS en nombre del Estado, que a su vez la traslada al BCV, que es el órgano que establece la política cambiaria.

Algunos asoman la posibilidad de que se aplique el salario mínimo vigente en aquellos países con igual PIB que el de Venezuela. Otros, que se homologuen con los salarios mínimos vigentes en el país de residencia del pensionado.

En el caso de España, en la actualidad el salario mínimo es de 707,70 euros al mes. De acoger este modelo, la deuda con cada pensionado sería de 18.400,20 euros (26 meses).

TECHO Y COBIJO

Pedro Ontiveros durante la entrevista – Foto/ Helena Szymczuk
El profesor Ontiveros no se pronuncia sobre los modelos para armar, pero recuerda que existe, “y esto hay que decirlo con toda claridad”, una providencia administrativa que establece un techo que es de 2.000 dólares mensuales (1.704 euros). “Hay que ver cómo ha variado la deuda mes a mes”.

-En los dos últimos años muchos pensionados y jubilados se han venido para acá y no han podido regularizar su status de pensionistas. ¿Cómo quedan ellos?

-Hay un grupo muy numeroso de personas a las que, a pesar de haber cumplido con todos los requisitos establecidos por el IVSS para que sus pensiones sean trasladadas al exterior, no se les ha dado ningún tipo de respuesta. Mientras esas pensiones no sean trasladadas al exterior, seguirán siendo cobradas en Venezuela. Pero sucede que esas personas están en el exterior, porque para poder hacer la solicitud había que estar, en este caso, en España.

La otra situación que también es grave, es la de los jubilados que pertenecen a instituciones públicas y privadas (por ejemplo, del Banco Central, universidades, tesorería nacional, etc.), cuya situación dependía de un procedimiento administrativo en Cadivi (luego en Cencoex) y que cobraban sus jubilaciones cada seis meses, según actualizaban sus datos. En diciembre de 2015 esa página de Cencoex fue cerrada definitivamente.

-De manera que, desde hace dos años, no hay ninguna posibilidad de que un jubilado o pensionado pueda trasladar sus pensiones a España o a cualquier otra parte del mundo, señala Ontiveros. Aunque el periodista que le hizo la pregunta a Maduro sobre los pensionados se refería a los que estamos en España, se entiende que todos los pensionados y jubilados en el exterior tenemos los mismos derechos. No se olvide que existe un convenio bilateral que nos garantiza la transferencia de las pensiones. Ese convenio ha sido firmado con España, Portugal, Italia, etc. Todos los que estamos aquí, bien sea pensionados o jubilados, estamos basados en un instrumento legal instaurado por el gobierno venezolano.

-¿Van a adelantar gestiones con la embajada y los consulados para tratar este problema?

-Hemos hecho reuniones con el embajador de Venezuela en España. Y la respuesta siempre ha sido: estamos esperando, se está estudiando… Hay un procedimiento que funcionó hasta diciembre de 2015. El gobierno venezolano, por medio del Banco Central de Venezuela, enviaba las transferencias al Banco Santander en España, y este procedía a hacer los pagos correspondientes. De manera que no hay ningún problema desde el punto de vista administrativo, porque eso, en el momento en que funcionó, funcionó bien. El gobierno, simplemente, lo que tiene que hacer es actualizar y regularizar el pago. El procedimiento administrativo ya está previsto.

Pero, al igual que está sucediendo con la deuda externa, el gobierno no ha dicho ni cómo ni cuándo.


Un mensaje desde el más allá del cantante Tito Rodríguez: El tic tac del reloj, pasa como los años… no me hagas esperar, que esperar me hace daño…


 

Deja un comentario