Sin ayuda del gobierno colombiano sobreviven más de 3 mil venezolanos refugiados en Santander

Gobernador Didier Tavera Amado denuncia la carencia de una política migratoria del Estado colombiano frente a esta “problemática social grave”. Dice que familias venezolanas atraviesan la frontera en busca de seguridad y un futuro y “terminan en la indigencia y el trabajo informal”

Mientras más empeora la situación política y económica en Venezuela, más se resienten los países vecinos, ya que el cruce de frontera de familias provenientes del “país hermano” se incrementa, sin que exista una política migratoria que reciba a estos conglomerados humanos y otorgue a la población de las ciudades que escogen como destino.

Es lo que señala el gobernador de Santander, Didier Tavera Amado, al señalar que, según datos de la Policía Nacional y Ejército de Colombia, a este departamento hay ya más de tres mil inmigrantes venezolanos quienes no cuentan con ayuda humanitaria porque el Estado Colombiano no ha establecido una Política Migratoria al respecto.

Según datos de la Policía Nacional y Ejército de Colombia, a Santander hay ya más de 3 mil venezolanos quienes no cuentan con ayuda humanitaria

Así lo informó el mandatario regional en el Consejo Regional de Seguridad realizado en Bucaramanga, en el cual explicó que las ocupaciones por las que han optado los migrantes venezolanos para sobrevivir en Colombia, debido a las circunstancias que les ha alejado de su país, son trabajos informales, en salones de belleza, labores del campo, venta de bisutería en la calle, prostitución, restaurantes, construcción y oficios varios, entre otros.

“Por esto tenemos una problemática social grave que ha llevado al aumento de la indigencia y trabajo informal. Reconocemos el trabajo de nuestras autoridades de seguridad, pero esto debe evolucionar y establecerse una Política de Estado, para que estas personas tengan una atención especial, teniendo en cuenta de que Colombia también ha recibido ayuda en distintos escenarios”, argumentó Tavera Amado.

Además argumenta de que es el Gobierno Nacional es el encargado directo y las Alcaldías o el Departamento, porque en estas instancias hay una insuficiencia para poder atender esa población.

Al respecto, gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, expresó que, “es un tema complejo, pues es una crisis humanitaria lo que se vive con los venezolanos. Ya lo hemos manifestado a la Cancillería y al Ministerio del Interior porque a estas personas hay que darles un apoyo. Necesitan salud, educación y alimentación, y debemos apoyarlos, no hay otra opción”.

El llamado de los mandatarios es porque exista una Política en que haya mayor control migratorio, pues según datos de Migración Colombia, se registran menos de cien venezolanos debido a que ellos solo controlan la entrada por aeropuertos y no ingresos por tierra.  “Las cifras que manejamos de venezolanos en Santander, es porque las autoridades han hecho un censo tras distintos operativos en el departamento, por eso podemos decir que tenemos más de tres mil inmigrantes”, explicó el gobernador Tavera.

UNIÓN DE FUERZAS
Algunos venezolanos trabajan en salones de belleza, el campo, venta de bisutería en la calle y hasta la prostitución

Además del tema migratorio, en el Consejo Regional de Seguridad, se puso especial atención al efecto delictivo en Santander, causado por grupos al margen de la Ley, en el cual participaron el Gobernador de Bolívar, Dumek Turbay y su homólogo de Cesar, Francisco Ovalle. Además de la necesidad del traslado de la cárcel Modelo de Bucaramanga, para lo cual se contó con la presencia de Carlos Medina Ramírez, viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa.

La falta de atención a los problemas que genera la migración sin control, se reflejan en la inseguridad y el incremento de acciones delictivas, por eso las autoridades manifestaron que ejercerán ‘mano dura’ para combatir el delito.

De igual manera, los gobernantes regionales establecieron pautas para enfrentar las problemáticas que conlleva la presencia del ELN, Ejército de Liberación Nacional, en el Sur de Bolívar y Sur del Cesar, además del aumento de la minería ilegal, abigeato y acciones extorsivas.

“Si los grupos delictivos no están bajo el proceso de diálogo de paz, debe llevarse a cabo una acción contundente contra ellos, por eso le exigimos al Ejército Nacional que no permita que esos flagelos lleguen a nuestro territorio, porque en Santander no tenemos presencia de guerrilla ni de estructura delictivas como ‘La del Golfo”, precisó Tavera Amado.

PROBLEMÁTICA DE INSEFGURIDAD
La falta de atención a los problemas que genera la migración sin control, se reflejan en la inseguridad y el incremento de acciones delictivas, según las autoridades de Santander.
Temas como el hacinamiento en la Cárcel Modelo de Bucaramanga, traslado de reclusos a las audiencias y reubicación del mismo centro penitenciario, también hicieron parte del Consejo Regional de Seguridad, en que además el gobernador Tavera y el presidente de la Federación Nacional de Departamentos, invitaron a trabajar articuladamente con el Departamento Nacional de Planeación, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, y el Ministerio de Justicia para proponer soluciones al tema.

Al respecto, Carlos Medina Ramírez, viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa, dijo que el Ministerio mantiene el compromiso de avanzar en los proyectos de traslado de cárceles de centros urbanos a la periferia de las ciudades, argumentando que “es un trabajo articulado con privados que no necesariamente son Alianzas Público Privadas, para ampliar cobertura, mejorar y modernizar el sistema penitenciario”.

Y explicó que existen cuatro proyectos, a los cuales se espera incluir a la cárcel Modelo local para hacer el traslado, que consisten en “usar el lote de la cárcel para que un privado se interese y pueda desarrollar un proyecto altamente rentable, de tal manera que la rentabilidad le permita construirnos la cárcel sin costo o cargo al Estado”.

Publicado en www.vanguardia.com

Deja un comentario