Venezuela devastada por el chavismo – Editorial de La Stampa

MAURIZIO MOLINARI – Director de La Stampa (Italia) –

Diamantes, oro y metales raros para pagar las medicinas: la decisión del gobierno de Caracas de utilizar valiosas materias primas para cumplir con $ 5 mil millones en deudas con las principales compañías farmacéuticas, evidencia el fracaso de Venezuela como estado nación.

Veinte años después de la elección de Hugo Chávez a la presidencia y cinco años después de la sucesión de Nicolás Maduro, la “revolución bolivariana” ha transformado a uno de los estados petroleros más ricos del mundo en un despiadado ejemplo de fracaso económico y político. 2017 cerró con deudas de 150 mil millones de dólares contra reservas por solo 10 mil millones.

La corrupción y el nepotismo desenfrenado han dilapidado ríos de dinero, han hecho que la industria minera sea ineficiente y, gracias a la fuerte disminución del precio del petróleo, redujeron a la pobreza a una gran parte de una nación que le debe el 25 por ciento del PIB al petróleo crudo. Las importaciones cayeron de 66 mil millones de dólares en 2012 a 18 mil millones en 2016 con la consecuente desaparición de productos extranjeros, y esto llevó al boom paralelo en el mercado negro dirigido por los “bachaqueros”, traficantes vinculados a pandillas, que ofrecen 90.000 bolívares por 1 dólar en las calles contra un cambio oficial de 10 x 1. La expropiación de empresas privadas inaugurada por Chávez y continuada por Maduro se ha llevado a más de 500 empresas públicas, en gran parte muy endeudadas, multiplicando la ilegalidad de todo tipo, la violencia y la pobreza. Hasta la escalofriante admisión de la Federación Farmacéutica sobre la falta de disponibilidad, desde 2016, de al menos el 85 por ciento de los medicamentos básicos.

Es por esto que en los hospitales carecen de antibióticos, gasas y hasta jabón mientras que la mortalidad ha aumentado en los últimos 24 meses, un 30 por ciento para los niños y 65 por ciento para las madres. Aunque Maduro y sus ministros siguen negando estas cifras, basta simplemente poner un pie en Venezuela para notar que la descomposición del tejido humano nacional se encuentra ahora en un estado avanzado con el 87 por ciento de la población que no tiene suficiente dinero para comprar los alimentos necesarios y 30 por ciento de alumnos desnutridos. Con una rápida sucesión de golpes de mano electorales y constitucionales, Maduro ha logrado mantener el control de este estado fallido -como incapaz de garantizar los derechos básicos de los ciudadanos- y ahora organiza elecciones presidenciales programadas para este año con el objetivo de preservar el poder absoluto sobre lo que queda del chavismo.

Aislada por los vecinos del Mercosur, puesta en la puerta de salida por la Organización de Estados Americanos y amenazada por las sanciones económicas de la administración Trump, Maduro le dio la espalda al FMI pero encontró apoyo político y ayuda económica en Beijing y Moscú. Es este el papel ideológico de la aversión visceral a EE.UU., ya jugado por Chávez para vincular a la Cuba de Castro y al Irán de los ayatolás, para permitir a Maduro encontrar $ 60 mil millones en préstamos a China, para transformar la empresa petrolera rusa Rosneft en vendedor del 13 por ciento de su petróleo crudo, reestructurar $ 3 mil millones en deuda gracias al Kremlin y comprometerse a convertirse en el mayor importador de armamento “hecho en Rusia” para 2025.

Pero ni siquiera esa ayuda económica y financiera de Beijing y Moscú hasta fines de 2017, además del vínculo privilegiado con Cuba, Ecuador y Bolivia, ha permitido a Maduro contar con los recursos necesarios para pagar los medicamentos. De ahí la decisión extrema de ofrecer un trato con diamantes, oro y metales raros como el coltán -utilizado para construir teléfonos móviles y PlayStations- admitiendo el colapso del “Bolívar Fuerte’, la moneda creada en 2008 mediante la eliminación de tres ceros a la moneda anterior, pero desde entonces precipitado al 97 por ciento de su valor.

El Ministro de Salud, Luis López, se llama a sí mismo un “extremista antiimperialista” y trata de completar el trato ordenado por Maduro -y definido por Chávez en el pasado como una “experiencia económica maravillosa”- recurriendo a las reservas de los inescrupulosos traficantes del Amazonas.

Pero incluso el trueque tarda en materializarse y, por lo tanto, el 95 por ciento de los medicamentos disponibles hace tres años ya no están en el mercado. Esto significa que la aparición de la pobreza, el crimen y la falta de democracia se ve agravada por una crisis sanitaria que afecta a 30 millones de venezolanos, incluidos más de 200 mil italianos residentes. Es una tragedia de dimensiones que hacen época en una nación de cultura europea pero de la cual la Unión Europea duda en tratar de manera concreta, demostrando un retraso, moral incluso antes de lo político, para ayudar a las víctimas del chavismo.

Publicado en el diario La Stampa (Italia) el 7-1-2018.

 

Deja un comentario