Washington Post – Si los pobres se unen a las protestas, el momento decisivo estará más cerca

The Washington Post - Si los pobres se unen a las protestas
Un manifestante contra el gobierno cerca de una nube de gas lacrimógeno durante los enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad de Venezuela en Caracas. (Foto/ Alejandro Cegarra, para The Washington Post)

ADRIANA ZÚÑIGA Y NICK MIROFF –

A Hugo Chávez, un maestro del show que prometió a su país una “revolución” socialista, le gustaba caminar a través de una multitud de pobres venezolanos, lanzando besos y dispensando abrazos. Pero cuando su sucesor se aventuró a salir en público en los últimos meses, ha sido recibido con una lluvia de huevos y perseguido por turbas enfurecidas.
“Maduro es tan diferente”, dice Irene Castillo, de 26 años, que vive en El Guarataro, un barrio difícil, no lejos del palacio presidencial. Ella votó por Maduro cuando murió Chávez en 2013 después de 14 años en el poder. Pero nadie en el bloque donde vive apoya más al gobierno, dice. “Ahora, los chavistas son sólo los radicales”.
En la medida que el movimiento de protesta se hace más sangriento desde hace un mes y el enfrentamiento se prolonga entre manifestantes y el gobierno, la lealtad de los venezolanos más pobres como Castillo se ha convertido en un factor de oscilación en la determinación de si el presidente podrá sobrevivir.
Los miles de manifestantes que han salido a las calles en las últimas semanas son principalmente de clase media, indignados por el colapso económico de Venezuela y el cariz cada vez más autoritario del gobierno. Pero los sectores considerados desde hace mucho tiempo como bastiones chavistas están empezando a unirse a ellos. Los residentes del barrio de Castillo protestaron abiertamente contra Maduro por primera vez la semana pasada.

Los jefes del bloque oficialista en barrios como El Guarataro han respondido con amenazas de negar raciones de alimentos a quienes marchan con la oposición y no se unen a las manifestaciones a favor de Maduro. Las milicias armadas por el gobierno, conocidos como “colectivos”, se despliegan para intimidar a los posibles desertores y son sospechosos de la muerte de varios manifestantes.
A medida que se intensifica la confrontación, muchos otros venezolanos indigentes permanecen al margen, desilusionados con Maduro pero no persuadidos aún por sus oponentes, o demasiado ocupados en busca de comida en lugar de unirse a una marcha.
Aparte de una revuelta militar, a Maduro no hay nada que le tema más que a una rebelión extendida de esos barrios que siempre apoyaron a Chávez. Ya hay señales de que eso está sucediendo.
Este mes de abril en varias ocasiones ha surgido un patrón según el cual los activistas de clase media y los estudiantes ocupan las vías principales de Caracas durante el día, mientras que los residentes más pobres hacen pequeñas protestas en sus barrios por la noche, algunos de los cuales han degenerado en caos y saqueos .

Washington-Post - Si los pobres ses unen a las protestas
Un hombre lleva una cruz en una marcha hacia el episcopado de Venezuela. (Foto/ Alejandro Cegarra, para The Washington Post)

“La base del movimiento chavista se ha erosionado, y la situación es cada vez más explosiva”, dice Margarita López Maya, analista político en Caracas. “No hay pan, pero el gobierno sigue insistiendo en que tiene la mayoría de los venezolanos de su lado, por lo que parece cada vez más disociado de la realidad de la vida de las personas.”
Los líderes de la Mesa de Unidad Democrática, la coalición de los opositores a Maduro, están exigiendo la liberación de los presos políticos y que se adelante la elección presidencial prevista para finales de 2018. También exigen que se restablezcan los poderes de la Asamblea Nacional, que Maduro y jueces progubernamentales han obstaculizado luego de que la oposición obtuviera la mayoría parlamentaria en 2015.
Maduro ha llamado a sus partidarios a marchar en Caracas el 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, en una demostración de fuerza. Él presenta a sus oponentes como terroristas que están tratando de sembrar el caos para preparar el terreno a una invasión extranjera.

En las entrevistas para este reportaje, varios residentes de los barrios pobres de Caracas dijeron que han sido advertidos de no participar en ninguna protesta contra el gobierno. “Nos chantajean con las bolsas de comida,” dijo un hombre en El Guarataro, hablando en condición de anonimato por temor a represalias.
Los militantes progubernamentales llamados “colectivos” son la amenaza más temible. Phil Gunson, un analista con sede en Venezuela por el International Crisis Group, dijo que funcionan como una fuerza policial paramilitar, suprimiendo posibles protestas, mientras que permite al gobierno negar la responsabilidad de su violencia.
“Ellos son una forma muy eficaz de intimidación”, dijo Gunson. “Muestran abiertamente las armas en la calle y todo el mundo sabe quiénes son. De manera que si usted es un activista de la oposición, es muy arriesgado ser disidente en los barrios “.
El gobierno está perdiendo los corazones y las mentes de los pobres de Venezuela, dijo Gunson “por lo que su control es en gran medida mediante la fuerza y ​​la amenaza de negar los beneficios sociales del gobierno, incluyendo la comida.”

El analista Luís Vicente León, presidente de la empresa investigadora de mercados Datanálisis, dice que es evidente que ahora hay más venezolanos pobres en las protestas que los que había en 2014, cuando el gobierno se enfrentó a una gran rebelión, meses de enfrentamientos en los cuales más de 40 personas murieron.
La violencia política de este mes ha dejado 29 muertos, entre ellos venezolanos aparentemente muertos durante actos de saqueo.
Maduro todavía tiene a los militares de su lado, ingresos por petróleo y medios de comunicación estatales, pero los pobres han empezado a desconectarse de la propaganda. El mayor obstáculo al que la oposición se enfrenta al apelar a los pobres puede ser la percepción de que las protestas callejeras no hacen la diferencia.
“Estamos llegando a casi un mes de protestas, y no se ha hecho nada”, dice Xavier Hernández, de 23 años, conductor de una motocicleta-taxi que vive en El Guarataro. “No voy a arriesgar mi vida por eso.”

Reportaje completo en The Washington Post (Inglés)

Deja un comentario