80 diarios han cerrado en Venezuela por la crisis económica

80 diarios han cerrado en Venezuela por la crisis económica

 

EDUARDO OROZCO –

Hasta fines de mayo de 2018, han desaparecido 80 de los 115 diarios que circulaban en 2013, año en el que se hicieron las primeras denuncias sobre la crisis de papel que amenazaba a la industria periodística venezolana.
En 2018, hasta la última semana de mayo, 9 periódicos anunciaron el cese de sus ediciones diarias.
> El 15 de enero dejó de circular el diario El Oriental de Maturín.
> El periódico más antiguo de Venezuela, El Impulso de Barquisimeto, dejó de circular el 10 de febrero después de 114 años de existencia.
> El diario Región de Cumaná, con 44 años de trayectoria, circuló hasta el 28 de febrero de 2018.
> A mediados de marzo anunció su cierre La Prensa de Barinas
> El Tiempo de Puerto La Cruz anuncia el 27 de abril que a partir del 4 de mayo deja de circular diariamente para convertirse en semanario.
> Versión Final, de Zulia, anuncia que pasará a circular como semanario desde el 25 de mayo
> El 24 de mayo El Diario de los Andes informa que se transforma en semanario a partir del 10 de junio.
> Visión Apureña, con 15 años de circulación, anuncia que desde el 28 de mayo se convierte en semanario
> A partir del 1 de junio y, por primera vez en 29 años, dejará de circular indefinidamente el diario Las Noticias de Cojedes.
Todos los anuncios de suspensión o cierre definitivo de sus actividades han estado acompañados de un señalamiento concreto: la Corporación Maneiro, que monopoliza la importación de papel, no entrega los insumos necesarios oportunamente a los medios impresos venezolanos.
Algunos medios intentan ofrecer sus servicios informativos a los ciudadanos a través de sus portales en la web o en sus ediciones impresas semanales. La paralización definitiva o parcial de los equipos de trabajo necesarios para sacar a la calle un diario, arroja cifras altas de pérdida de empleos directos.
El mayor impacto lo reciben los trabajadores de las rotativas porque, aun en el caso de circular como semanarios, la reducción de horas de trabajo es del 80%, aproximadamente.
El cierre de 80 redacciones es un golpe devastador para periodistas, fotógrafos y diseñadores porque solo una pequeña parte es absorbida por los portales web de los medios que evolucionan a esta plataforma. La mayoría se queda sin empleo.
No menos grave es la desaparición del espacio informativo que recibían los lectores de estos medios. Si multiplicamos la cantidad de información promedio de cada diario por 80, podemos estar hablando de la ausencia de unas 8 mil notas diarias. Noticias, entrevistas, reportajes, artículos, que ya no llegan al conocimiento de las audiencias. Denuncias, reclamos, debates, que dejan de existir.
Pero esta situación no se queda allí. Los 35 diarios que todavía circulan en el país, han recortado su formato, han reducido a la mitad el número de páginas y ahora imprimen una tercera parte de los ejemplares que imprimían antes de la crisis del papel. Es decir que, un diario de formato estándar se encogió a formato tabloide, pasó de 48 páginas a 24 páginas y recortó su tiraje de 10 mil a 2.500 ejemplares, en promedio. Son cifras que hay que precisar.
Los medios que todavía circulan están amenazados y acosados permanentemente, sus periodistas, reporteros gráficos y camarógrafos son atacados a diario. Son intimidados, golpeados y les roban sus equipos te trabajo. La radio, las estaciones de TV, los portales web, son intervenidos y hackeados continuamente para impedir que informen sobre la crisis.
Estamos ante un panorama desolador como resultado del intento de imponerle a la sociedad un modelo estatista, centralizador, de hegemonía comunicacional, de inspiración marxista-leninista tutelado desde La Habana.
Estamos ante una verdadera tragedia producida por el fracaso de un gobierno que lleva casi 20 años en el poder y que ha contado con los mayores recursos económicos en la historia de Venezuela. Suficientes recursos para ser el mejor país del mundo. Ahora estamos entre los peores.

Eduardo Orozco es periodista venezolano, expresidente del CNP. Escribe desde Miami, EEUU.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.