La migración que preocupa a Cúcuta

El paso fronterizo de los venezolanos hacia Colombia alcanza su protagonismo en esta ciudad del Norte de Santander. Según Migración de Colombia 148 venezolanos han sido expulsados recientemente acusados de transgredir las leyes

 

Las cifras de movimientos migratorios en la frontera colombo-venezolana, sobre todo de aquellos migrantes que ingresan al país vecino, sigue siendo importante. Según cálculos de Migración de Colombia, por la frontera entre Norte de Santander y el estado Táchira cruzan en promedio cada día por los pasos legales unos 30 mil extranjeros, y poco más de 2.000 se quedan en la región.

La polémica gira en torno de ¿qué hacen los miles de extranjeros que se quedan en Cúcuta?

CIFRAS PARA INQUIETARSE
Un total de 3.274 migrantes han sido sancionados económicamente por cruzar irregularmente hacia Colombia. Según Migración de Colombia 148 venezolanos han sido expulsados de Norte de Santander por transgredir las leyes colombianas.

Para las autoridades colombianas este flujo es normal, teniendo en cuenta las condiciones de vida que padecen actualmente los venezolanos, quienes deben abandonar su país en busca de alimentos, medicinas y nuevas oportunidades de vida. Sin embargo, en el pensamiento colectivo, particularmente de los cucuteños, esta situación se les está saliendo de las manos a las autoridades locales y consideran que Colombia debería replantear su política de control migratorio.

La polémica gira en torno de ¿qué hacen los miles de extranjeros que se quedan en Cúcuta? Para el alcalde César Omar Rojas el tema de los migrantes aún está controlado en el área metropolitana; por eso, asegura, no se prenden las alarmas, aunque sí hay que estar atentos. Rojas cree que un problema grave para Cúcuta sería si ocurriese un éxodo masivo de migrantes. Por lo demás, considera que tal y como se ven las cosas en la actualidad, el gobierno local aún está en capacidad de controlarlas.

El alcalde Rojas le insistió a los cucuteños que deben tener memoria y no molestarse con los migrantes venezolanos, pues “antes fuimos nosotros los que estuvimos allá y buscamos su ayuda”. Pese a ello, en las redes sociales, principales focos del debate, los ciudadanos consideran como una molestia ver que en la ciudad cada vez abunden más la informalidad, la prostitución y la ocupación del espacio público, entre otros fenómenos.

Estos son algunos hechos que preocupan y constituyen una molestia para los cucuteños. Los definen como los “7 pecados” que los migrantes y extranjeros no deben cometer en la frontera, si quieren hacer de su estancia en el país algo memorable.

El alcalde Rojas le insistió a los cucuteños que deben tener memoria y no molestarse con los migrantes venezolanos.

ENFERMEDADES PREVIAS
Cruzar enfermos sin informar a sanidad portuaria. Muchos enfermos cruzan la frontera en busca de ayuda, y en ese sentido, Colombia está velando por la salud de todos ellos. Sin embargo, se han conocido testimonios, por ejemplo, de trabajadoras sexuales con VIH que aún sabiendo que son portadoras, ejercen el oficio en la ciudad, sobre todo en las inmediaciones del Parque Mercedes Ábrego.

Otras personas pasan la frontera con enfermedades virales y respiratorias sin informar en los puestos de sanidad portuaria.

IMPLICACIÓN EN DELITOS
Según las autoridades colombianas, las detenciones de venezolanos en Cúcuta y el Departamento se de Santander en general duplicó. En 2016, solo en el área metropolitana, han sido apresados 280 venezolanos, indiciados de diferentes delitos. Este año, la cifra aumentó a 403, según informó el comandante (e) de la Policía Metropolitana, coronel Cristian Escobar.

De los venezolanos capturados este año, 48 fueron detenidos en Villa del Rosario por los delitos de hurtos, y otro pequeño porcentaje, indiciados por extorsiones, homicidios y robo de vehículos. Un 7% del total de los delitos denunciados en Cúcuta son cometidos por ciudadanos del vecino país.

USO DE NIÑOS PARA PEDIR
Es una realidad inocultable que en las calles de Cúcuta está proliferando la presencia de niños, provenientes de familias que sostienen su condición de desplazados. El problema con estos menores es que son empleados adrede para generar lástima y conseguir unas cuantas monedas. Esta práctica, que se ha hecho habitual en la ciudad, demanda una intervención más activa de entidades como el ICBF.

Migración Colombia ha deportado desde enero hasta la fecha, 1.323 venezolanos por ingresar irregularmente.

ESTANCIA IRREGULAR
Colombia no cuenta, al parecer, con la infraestructura necesaria para garantizar que todos los extranjeros que ingresen a su territorio lo hagan formalmente. Este es uno de los “pecados” que más cometen los extranjeros. De hecho, Migración Colombia ha deportado desde enero hasta la fecha, 1.323 personas por ingresar irregularmente; es decir, sin pasaporte, ni visa, ni la Tarjeta Migratoria Fronteriza ni el Permiso Especial de Permanencia.

INVASIÓN DE PREDIOS AJENOS
Desde que comenzó su gobierno, el alcalde de Cúcuta planteó que en la ciudad no se iba a permitir más la invasión de predios. Sin embargo, los venezolanos ya tienen su colonia instalada en la ciudad.

En la parte baja del barrio Escalabrini, en Cúcuta, impulsados por la fuerza de la solidaridad y el deseo de salir adelante, conviven 15 familias que llegaron al norte de Cúcuta, desde Venezuela.

TRABAJAR IRREGULARMENTE
No hay tema que más preocupe más al trabajador cucuteño que la posible entrada de mano de obra barata a la ciudad. La informalidad laboral, dicha por el propio alcalde, es del 70%. Pese a la prohibición de contratar a extranjeros sin visa de trabajo, las autoridades migratorias hasta el 14 de septiembre habían sancionado a 55 empresas por contratar ilegalmente.

IRRESPETO A LOS MONUMENTOS
Aunque la situación económica de Cúcuta es crítica a causa del desempleo, no debe aceptarse, socialmente, que los monumentos históricos se usen como repisa para vender aguacates, cebolla y otros productos, como ocurre en la avenida Cero con calle 15. En otros monumentos, como en la glorieta de la Terminal de Transportes, algunas personas usaron como cuerda de ropa las rejas de la locomotora.

Tomado de www.noticiaaldía.com

Deja un comentario