El silencio alrededor de la diáspora venezolana

ANGEL ESPÓSITO/ Cúcuta (Colombia)
El gobierno de Maduro no quiere que se conozca este drama, La diáspora comenzó hace mucho en Venezuela. El trasiego de gente cruzando el puente Simón Bolivar que separa Venezuela de Colombia es continuo

 

La diáspora comenzó hace mucho en Venezuela. El trasiego de gente cruzando el puente Simón Bolivar que separa Venezuela de Colombia es continuo. Cientos de miles de personas cruzan a diario en busca de alimentos, medicinas, o simplemente huyendo de su país para buscar un futuro mejor para sus familias.

El gobierno venezolano no quiere que se conozcan todas estas salidas, pero hay una persona que maneja datos cifras y los porqués de esta diáspora venezolana. Él es Tomás Paéz, más conocido en Venezuela como el sociólogo de la diáspora. Hace algunos años publicó el libro ‘La voz de la diáspora’ y desde entonces no ha dejado de actualizar todos los datos.

Tomás Páez, sociólogo venezolano y autor del libro “La voz de la diáspora”.

En ‘La Tarde’ hemos hablado con él para conocer un poco más de cerca los datos reales de este éxodo: “De acuerdo a nuestro tercer observatorio que hay que actualizar día a día, estamos hablando ahora de 2,8 millones fuera de Venezuela”. De un total que se desconoce ya que el censo no fue bien hecho: “El silencio es deliberado y consciente, que no habla de las cifras de inflación, de desempleo y que desconoce el fenómeno migratorio”.

El perfil de la migración venezolana se describe a través de estudiantes, emprendedores y empleados: “El 20% de los emprendedores que han salido han generado empleo y riqueza, como en España, donde encontramos franquicias administradas por venezolanos”. Estas tres ramas han encontrado acomodo fuera de su país por culpa de su gobierno: “Es el capital humano que Venezuela ha despercidiado y que ahora trabajan en grandes empresas y montan negocios exitosos”.

Los que más han notado este desprecio son los médicos: “El gobierno venezolano hizo un convenio con Cuba para traer doctores. A cambio cobran gran sueldos a merced de los médicos venezolanos que son tratados como médicos de segunda en sus propios hospitales”. Muchos de ellos han tenido que salir del país para ejercer aquella área en la que especializaron.

Esta situación está llegando al límite: “Hay países que han salido de guerras en mejor condición que Venezuela. El nivel de hiperinflación es impresionante, perdió más del 40% del PIB, 7 de cada 10 no tienen empleo, les someten a una bolsita de comida que es la tarjeta de racionamiento, llamada también tarjeta de la patria”.

A pesar de todos estos datos la recuperación es posible: “Mi país abrió las puertas a mucha gente, y nosotros crecimos con ellos. Era un país con democracia, una economía sólida, con líderes políticos como Rómulo Betancourt. Ahora vamos a recuperar el país con la ayuda de todos”.

Publicado en www.cope.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.